Foto: Wired

El pasado mes de enero, Google anunció Manifest V3, un cambio que impediría a los bloqueadores de publicidad en línea funcionar eficientemente. A pesar de las críticas de los expertos y desarrolladores tras este anuncio, la compañía se ha mantenido firme en su postura, y aseguró que el actual bloqueo de anuncios no se aplicará a usuarios empresariales.

Manifest V3 representa una renovación total de la forma en cómo operan las extensiones de bloqueo de anuncios en Chrome, incluyendo la modificación de los permisos que habilitan estas herramientas. Los bloqueadores de publicidad utilizan actualmente la webRequest API de Chrome para bloquear los anuncios antes de que el usuario pueda notarlo.

Con la nueva propuesta de Google, esta API ya no tendrá estas capacidades, por lo que no podrá enviar solicitudes para bloquear anuncios antes de que se carguen. Evidentemente, los desarrolladores de extensiones han criticado el cambio, ya que limita la posibilidad de que los usuarios utilicen el navegador web como mejor prefieran.

Google hace caso omiso a las críticas

Luego de varios meses de críticas a Manifest V3, el gigante tecnológico ha dado respuestas a varios planteamientos de su comunidad, aclarando los cambios en los permisos y los cambios en las extensiones de bloqueo de anuncios. En este sentido, la compañía afirmó:

Chrome está restringiendo las capacidades de bloqueo de la API webRequest en Manifest V3, no toda la API webRequest (aunque el bloqueo seguirá estando disponible para implementaciones empresariales).

En pocas palabras, el navegador web aún podrá bloquear el contenido no deseado, sin embargo, esta función solo estará disponible para los usuarios que pagan por utilizar Chrome: las empresas. Para el resto de los usuarios, Google no ha modificado su postura en torno al bloqueo de contenidos, lo que quiere decir que los desarrolladores deberán adaptar sus extensiones de bloqueo a un sistema menos eficaz que cumpla con los parámetros de Chrome.

Facebook modifica sus términos de servicio para explicar cómo orienta los anuncios

Para Google, este cambio tiene sentido, si vemos a Chrome como una herramienta eficaz para que la compañía ponga anuncios en la pantalla de tus dispositivos. Si la compañía permite que los bloqueadores de anuncios sigan activos sin control, su flujo de ingresos puede verse negativamente afectado. Las empresas son la excepción en este caso, ya que representan una fuente de ingresos diferente para Google.

Más en TekCrispy