Song Liuping, Director Jurídico de Huawei / Foto: Huawei

El día de ayer, Huawei presentó una moción ante un tribunal estadounidense para impugnar la prohibición de la administración Trump, argumentando que se trata de una medida “inconstitucional”, ya que presuntamente viola los derechos humanos.

En una conferencia de prensa realizada en la ciudad china de Shenzhen, Huawei hizo un llamado al Gobierno de EE.UU. para que detuviera su campaña malintencionada en su contra, ya que, según la compañía, ello no le proporcionará la seguridad informática que tanto reclama. En este sentido, Song Liuping, Director Jurídico de Huawei, aseguró:

Prohibir a Huawei usar la ciberseguridad como excusa no hará nada para que las redes sean más seguras. Brindan una falsa sensación de seguridad y distraen la atención de los desafíos reales a los que nos enfrentamos (…) Los políticos en los Estados Unidos están utilizando la fuerza de toda una nación para perseguir a una empresa privada. Esto no es normal. Casi nunca visto en la historia.

¿Una medida inconstitucional?

Liuping insistió en el hecho de que EE.UU. no ha ofrecido evidencia que demuestre que Huawei representa una amenaza para su seguridad interna, más allá de simples especulaciones. Por ello, la compañía solicitó al tribunal que decida si es constitucional que el gobierno tome una decisión de carácter militar para impedirá sus compañías el uso de la tecnología de Huawei.

China: empresas tendrán consecuencias por cooperar con la prohibición de EE.UU. contra Huawei

El pasado 6 de marzo, Huawei presentó una demanda ante un tribunal de Texas contra el gobierno estadounidense, asegurando que el Congreso violó un estatuto de la Carta de Attainder de la Constitución, que le prohíbe a la institución seleccionar a una compañía o individuo para una sanción sin antes realizar un juicio.

En la demanda presentada hoy, Huawei asegura que la Sección 889 Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés), aprobada este año, se menciona directamente a Huawei como empresa, y no solo prohíbe a las empresas y agencias federales comprar equipos de Huawei, sino que también les impide ofrecer subvenciones incluso si no hay un vínculo con el gobierno de estadounidense.

Según Glen Nager, principal abogado de Huawei para esta demanda, afirmó que la Sección 889 de la NDAA viola la Carta de Attainder y otras cláusulas de la Constitución de EE.UU. El caso es simplemente legislativo, ya que no existen hechos probados, lo que justifica que la moción sea utilizada para acelerar el proceso judicial.

Finalmente, Huawei afirmó que espera que el Gobierno de Donald Trump adopte el enfoque adecuado y adopte medidas efectivas para optimizar su seguridad informática, si realmente ese es su objetivo.

Más en TekCrispy