Apple sin duda ha significado un cambio radical en nuestra manera de interactuar y usar la tecnología. La empresa fundada en los 70 por Steve Jobs ha dado cátedra de cómo construir una marca sólida desde los años 80.

Apple y Steve Jobs estuvieron muy lejos de crear las primeras computadoras, de hecho, estas ya estaban en el mercado y las empresas que lideran el mercado eran IBM y Microsoft. Entonces, ¿cuál fue el gran movimiento de Steve Jobs para convertirse en tecnología años después? Sin duda alguna una excelente campaña de marketing.

La mente detrás de todo: Steve Jobs

Para nadie es un secreto que Steve Jobs era un jefe muy difícil. Sobre cargas de trabajo, exigencias altísimas y un temperamento explosivo comandaron en sus oficinas principales en Cupertino, California.

Sin embargo, su alto grado de perfeccionismo llevó a esta marca a lograr cosas increíbles. Uno de los elementos más característicos de Apple eran sus presentaciones de producto, en donde exponía a una gran cantidad de fans y a la prensa mundial sus grandes innovaciones.

Jobs exigía siempre la misma configuración de iluminación, llevaba siempre la misma ropa y sobretodo lo acompañaba una gran pantalla detrás en donde presentaba diapositivas de apoyo a su presentación.

Normalmente, estas diapositivas eran usadas para dejar una gran cantidad de texto explicativo y muchas imágenes para sustentar lo que decía el expositor, sin embargo, Jobs pedía que se usaran frases muy cortas y con un tamaño de fuente muy grande (Normalmente se usaban 30 puntos de tamaño, Jobs exigía 190) sin ningún tipo de fondo llamativo para lograr una máxima atención en sus palabras y en lo que tenía que decir sobre sus productos. Este estilo minimalista y sencillo fue uno de los grandes éxitos de su empresa.

Make it simple: la clave secreta

Mientras el mundo pensaba en extravagancias, colores y formas complejas, Jobs y su equipo de diseño adoptaron como filosofía al minimalismo. Sus productos jugaban entre tonalidades de blanco y grises, sin sobrecargar los dispositivos y mucho menos las interfaces. Muchos dicen que el gran éxito de Apple se debe a sus diseños y en parte así fue.

“La simplicidad es el último estado de la sofisticación” dijo alguna vez Leonardo Da Vinci, este fue quizás el mayor consejo que tuvo Jobs en su vida ya que toda su empresa se regía bajo este principio, un ejemplo es el tono que usaban en su material publicitario, Apple sin dudas supo identificar un target específico y hablarle de frente, en sus campañas no se detenían a hablar de la memoria RAM, capacidades gráficas o resoluciones de pantallas, sencillamente mostraba lo fácil que eran guardar y escuchar canciones, escribir documentos y hasta dibujar.

Una muestra perfecta de ello es su mítico comercial Get a Mac:

Este comercial es una muestra perfecta de lo que llevó a Apple a estar en la cima: un lenguaje sencillo y amigable, el personaje Mac nunca ataca a PC de hecho, reconoce que su programa Office es bueno, sin embargo, expone ventajas asociadas al target deseado. Otro hecho destacable es la puesta en escena minimalista y la corta duración, toda una obra maestra de minimalismo y efectividad.

Buena reputación y un producto único

Apple ha logrado una afinidad en sus clientes que raya en la devoción, esto gracias a que han logrado que sus productos sean simples aparatos electrónicos para convertirse en una experiencia.

Los productos Apple están cubiertos por un manto de exclusividad y efectividad, esto gracias a una estrategia pensada desde los inicios de la marca. Una de sus estrategias principales fue dar muestras gratis de sus productos a cambio de buenas referencias en diversos medios, está comprobado que las personas tienden a comprar productos que han sido usados previamente por otras personas lo que aumenta la confianza y genera conversiones.

Otra táctica muy usada fue el product placement es decir, dar productos Apple a personas muy conocidas y que estas sean vistos en los medios usándolos, esto genera gran afinidad en los consumidores ya que tienden a comprar lo que su ídolos usan.

Por último y quizás su estrategia más importante: Apple nunca estuvo enfocado en competir con sus rivales a través de precios, de hecho, se sabe que los precios de los productos Apple son muchísimo más altos que los de su competencia, siendo todos de la misma calidad. El gigante de Cupertino se encargó de vender sus productos como algo único, dando a sus usuarios otro estatus al comprarlo creando así una experiencia del usuario única.

User experience: una experiencia minimalista

Apple es muy rígida en los diseños de todos sus productos, de hecho, se han encargado que sus tiendas y empaques vayan por la misma senda.

Las tiendas Apple están diseñadas para ser más que una tienda, sus gama de colores básica (Grises) e iluminación soft y uniforme crean una experiencia única al visitarlas, tanto que muchas de ellas se han convertido en paradas turísticas en grandes ciudades como la tienda Apple de la 5ta avenida en New York.

Otro punto importante en la experiencia del usuario de Apple son sus empaques, la popularización de los videos “Unboxing” (Videos virales en Youtube en donde se muestra a usuarios desempacando productos nuevos) comenzó con los productos Apple ya que sus mínimas cajas con diseños vanguardistas hacen de esta una nueva experiencia, de hecho, entre los seguidores de Apple se acostumbra guardar el empaque ya que forma parte esencial de la experiencia de adquirir el producto.

Un gigante que movió todos los paradigmas

Apple sin lugar a dudas es una empresa que cambió para siempre la industria tecnológica, sin dudas, su filosofía Make It Simple fue una de las grandes responsables de este gran éxito. Hoy en día, muchos años después, esta empresa sigue dando de qué hablar, debatiéndose el liderazgo tecnológico entre otros grandes (Google, Samsung o Amazon). Sin embargo, es la mejor muestra de cómo una estrategia de marketing bien planteada y ejecutada puede llevar a tu marca a lugares inimaginables y sobre todo, hacer tus sueños realidad.

Más en TekCrispy