Foto: AFP

La intensidad de la guerra comercial entre EE.UU. y China sigue en aumento, y los informes recientes sugieren que el presidente Xi Jinping está dispuesto a capitalizar el dominio del país asiático como exportador de minerales de “tierras raras”.

Según el medio estatal chino Xinhua, tras la prohibición contra Huawei, China tendría preparada una represalia contra Washington, que consistiría en suspender el suministro a EE.UU. de estos componentes vitales para su industria tecnológica y militar. Actualmente, China es el productor de más del 95 por ciento de la oferta mundial de minerales de tierras raras, y EE.UU. depende de los asiáticos para el 80 por ciento de sus importaciones.

Muchas cartas por jugar

La prensa sugiere que, aunque China trabaja para satisfacer la demanda de tierras raras a escala global, si un gobierno desea utilizar este material importado en su contra, el gobierno estaría obligado a aplicar medidas radicales. En este sentido, EE.UU. podría correr el riesgo de perder el suministro de estos materiales.

Las especulaciones surgieron a raíz de la visita de Jinping al mayor centro de producción de minerales de tierras raras de China. La visita se emitió en la televisión local, y ha sido interpretada por los medios como una amenaza contra la administración Trump.

Las afirmaciones tienen sentido, teniendo en cuenta que EE.UU. está intentando limitar los avances tecnológicos chinos a través de Huawei, basándose en acusaciones que aún no se han demostrado y, parece haber pasado por alto cómo se desarrolló la cadena de suministro de muchos de sus productos. Por esto y más, China aún tiene muchas cartas por jugar.

Consecuencias para la industria tecnológica

Visita de Xi Jinping a la fábrica de tierras raras JL MAG Rare-Earth, en Ganzhou. / Foto: Business Insider

Según el Servicio Geológico de EE.UU., el país norteamericano importó el 80 por ciento de los minerales de tierras raras desde China entre el año 2014 y el 2017. En 2018, el valor aproximado de los elementos de tierras raras importados por EE.UU. ascendió a US$ 160 millones, superando por mucho los US$ 137 millones invertidos en 2017.

¿Qué significado tiene regalar una peineta a una mujer en la cultura china?

Una escasez de componentes de tierras raras en EE.UU. obligaría al gobierno a buscar fuentes alternativas de estos materiales en Brasil, Australia e incluso Rusia. Asimismo, EE.UU. tendría que resolver la ausencia de instalaciones de procesamiento de estos materiales, ya que la mayoría están ubicados en China.

Aunque EE.UU. podría encontrar aliados tras una eventual suspensión del suministro de tierras raras por parte de China, a corto plazo, compañías como Apple se verían afectadas por la medida. Asimismo, las restricciones contra las empresas estadounidenses en China se agudizarían, trayendo consecuencias graves para los mercados de EE.UU.

En 2010, China prohibió la exportación de tierras raras a Japón. El movimiento no resultó exitoso, ya que la Organización Mundial de Comercio obligó a Pekín posteriormente a eliminar sus tasas de exportación. Esto, a su vez, condujo a un crecimiento del mercado ilegal de tierras raras.

Sin embargo, ninguno de los dos actores de esta guerra comercial puede ser subestimado, y es precisamente por ello que varias empresas estadounidenses han propuesto construir la primera planta estadounidense de producción de minerales de tierras raras en años.

Trump y Xi Jingping tienen prevista una reunión durante la próxima cumbre del G-20, que se llevará a cabo en Japón el próximo mes de junio.

Más en TekCrispy