Con frecuencia escuchamos la frase: “no se trata de la edad que tienes, sino la edad que sientes”. Existe evidencia que respalda esa idea y muestra que hay una diferencia entre la edad cronológica y la edad subjetiva, es decir, la edad que una persona siente internamente.

La edad interior varía para cada individuo; hay personas jóvenes que se sienten mayores y  personas mayores que se sienten más jóvenes de la edad que tienen. Una reciente investigación encontró que este parece ser el caso más frecuente.

¿La luna llena realmente provoca comportamientos extraños?

Incluso con enfermedades

Estudios previos sobre la edad subjetiva sugieren que las personas mayores necesitan estar saludables para sentirse más jóvenes. Sin embargo, los resultados de esta investigación muestran que, incluso las personas con enfermedades múltiples, reportan sentirse más jóvenes de lo que su edad cronológica indica.

Esta discordancia entre la edad cronológica y la subjetiva podría explicar, al menos en parte, porque algunos adultos mayores adquieren veleros o autos deportivos.

Para estudio, la doctora L. F. Carver, profesora en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad Queen’s en Kinston, Canadá, y autora de la investigación, entrevistó a 66 adultos mayores con edades entre 65 y 90 años, a fin de averiguar qué edad sentían que tenían.

Todos los participantes tenían entre dos y seis enfermedades diferentes, incluidos cánceres, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes, enfermedades renales, artritis y enfermedades de la tiroides. Casi el 60 por ciento de los participantes vivían con dolor de manera regular.

A los participantes se les preguntó: “Para muchas personas, su edad en años no refleja la edad con la que realmente se identifican internamente. ¿Qué edad siente que tiene?”

Menos de lo que realmente tienen

La mayoría de las personas reportaron sentirse décadas más jóvenes que su edad cronológica, a pesar de que estaban viviendo con numerosas enfermedades.

Esta diferencia entre la percepción de la edad subjetiva y la cronológica fue más evidente en las mujeres.

La edad interna promedio fue de 51 años, con una diferencia promedio de dos décadas entre la edad interna y la edad cronológica. Es decir, más de la mitad de los participantes, a pesar de padecer enfermedades, se sintieron al menos 20 años más jóvenes que su edad cronológica.

Algunos participantes expresaron sentirse tan jóvenes como de 17 años, y solo el ocho por ciento de los entrevistados manifestó que se sentían acorde a su edad cronológica.

Este cóctel de medicinas puede revertir el envejecimiento

La doctora Carver explica que esta discordancia entre la edad cronológica y la subjetiva podría explicar, al menos en parte, por qué muchos adultos mayores quieren trabajar después de la edad de jubilación, así como las compras tardías de veleros, automóviles deportivos, y la aparición de nuevos pasatiempos e intereses.

Esto se debe, explica la autora del estudio, a que con una edad juvenil en el interior, el adulto mayor puede estar más interesado en asumir riesgos y cambios radicales, que adaptarse a los roles estereotipados de los ancianos, una conducta que puede causar confusión y frustración para familiares y profesionales de la salud.

Referencia: The mask we wear: Chronological age versus subjective ‘age inside’. International Journal of Aging Research, 2019. https://bit.ly/2WfmHWT

Más en TekCrispy