Investigadores de la Universidad de Cambridge y del Colegio Universitario de Londres diseñaron un proceso que utiliza la realidad virtual para detectar la enfermedad de Alzheimer en etapa temprana en personas con deterioro cognitivo leve.

El enfoque, una prueba de navegación en un entorno virtual, puede predecir mejor qué pacientes se encuentran en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer en comparación con otras pruebas cognitivas consideradas como “estándar de oro” utilizadas actualmente.

La navegación espacial y el Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una afección neurodegenerativa progresiva que afecta a un número creciente de personas mayores en todo el mundo. Debido a esta alta prevalencia la comunidad científica realiza grandes esfuerzos para desarrollar métodos más eficientes que permitan identificar a las personas con riesgo de desarrollar la enfermedad.

La corteza entorrinal es una de las primeras áreas del cerebro que se ve afectada por la enfermedad de Alzheimer.

Signos de deterioro cognitivo leve, como el deterioro de la memoria, son un indicadores de la enfermedad de Alzheimer en etapa temprana, pero la pérdida de algunos recuerdos puede deberse a otros factores.

Desde hace algún tiempo, los científicos han sabido que la corteza entorrinal, que se sabe está involucrada en la memoria y en la navegación espacial, es una de las primeras áreas del cerebro que se ve afectada por el Alzheimer, por eso es que “perderse” es uno de los primeros síntomas de la enfermedad.

Los investigadores plantean la hipótesis de que las personas con enfermedad de Alzheimer en etapa temprana tendrían dificultades con la navegación espacial, y para demostrarlo, desarrollaron un ejercicio de realidad virtual que simula una tarea de navegación.

Para la prueba, el equipo solicitó a 45 personas con deterioro cognitivo leve y 41 voluntarios sanos que realizaran el ejercicio. En 26 de los 45 participantes con deterioro cognitivo leve, los investigadores tomaron muestras de su líquido cefalorraquídeo para detectar biomarcadores de proteínas beta-amiloides o tau que indican la presencia de la enfermedad de Alzheimer. De este grupo, 12 participantes dieron positivo para estos biomarcadores.

Como se esperaba

El equipo también solicitó a los participantes que completaran un conjunto de pruebas cognitivas tradicionales que se utilizan para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. Adicionalmente, utilizando imágenes de resonancia magnética, los investigadores correlacionaron el desempeño conductual en la prueba de navegación con el volumen de la corteza entorrinal.

La enfermedad de Alzheimer es una afección neurodegenerativa progresiva que afecta a un número creciente de personas mayores en todo el mundo.

Los resultados muestran que los participantes con deterioro cognitivo leve y con pruebas positivas para los biomarcadores del Alzheimer, registraron más errores en el ejercicio de navegación de realidad virtual que otros participantes con deterioro cognitivo leve pero con resultados negativos para los indicadores del Alzheimer, y que los voluntarios sanos.

Estos resultados sugieren que una prueba de navegación basada en un entorno de realidad virtual, puede ser mejor para identificar la enfermedad de Alzheimer temprana que las pruebas que se utilizan actualmente.

En el futuro próximo, explican los autores del estudio, este enfoque basado en realidad virtual podría ser una herramienta de diagnóstico temprano de la enfermedad de Alzheimer, pero además, podría ayudar a hacer seguimiento en ensayos clínicos que prueban medicamentos dirigidos a frenar o incluso detener la progresión de la enfermedad.

Referencia: Differentiation of mild cognitive impairment using an entorhinal cortex-based test of virtual reality navigation. Brain, 2019. https://doi.org/10.1093/brain/awz116