Foto: Reuters

La prohibición de EE.UU. contra Huawei, que le impide mantener relaciones comerciales con compañías estadounidenses a menos de que obtenga una licencia del gobierno federal, ha llevado al fabricante chino a reevaluar varias de sus relaciones comerciales en suelo norteamericano.

A pesar de que Google y ARM han decidido suspender sus negocios con Huawei, el problema más reciente que está enfrentando la compañía china no proviene de ningún proveedor de software o hardware. Un nuevo informe de Reuters ha revelado que Huawei está revisando su relación con FedEx, luego de que los paquetes que debían ser enviados a varias direcciones en Asia, se redirigieran a EE.UU. sin ninguna explicación.

¿Error de FedEx o estrategia de presión de EE.UU.?

Los paquetes en cuestión se enviaron desde las oficinas de Huawei en Japón y Vietnam, y tenían como destino otras ubicaciones del continente asiático, incluyendo China. Huawei asegura que la evidencia de tales acciones se encuentra en los registros de seguimiento de paquetes de FedEx, y que hasta el momento la compañía de envíos no ha ofrecido suficientes explicaciones.

La compañía china afirmó que los paquetes contenían documentos importantes, sin embargo, se negó a especular sobre las razones por las cuales estos no llegaron a su destino. Por su parte, FedEx dijo a Reuters que se trataba de una simple equivocación y un inconveniente aislado de cualquier problema con Huawei, sin embargo, el fabricante chino afirma que su confianza en el proveedor está rota.

Después de todo, ¿quién puede culpar a Huawei por desconfiar de cualquier compañía vinculada a EE.UU., si durante los últimos meses lo único que ha recibido de parte de la administración Trump son acusaciones de espionaje? Esto, sumado al hecho de que cada vez más empresas están rompiendo lazos con el fabricante a causa de la prohibición estadounidense, hace que sea inevitable sospechar que cualquiera puede estar en su contra.

De hecho, sería interesante ver si FedEx emite un comunicado oficial sobre el incidente, y si anteriormente había ocurrido algo similar, ya que, en caso de que la compañía de logística decida no pronunciarse, estaría contribuyendo a la idea de que sus acciones responden a intereses superiores de Washington.