El mundo de la publicidad en internet ha decaído en los últimos años, las campañas realizadas a través de Facebook y Google se han visto afectadas por diversas razones, entre ellas la constante necesidad de ingresos por parte de estas empresas, que se han visto obligadas aumentar sus tasas y la cantidad de piezas mostradas en sus plataformas, esto ha bajado el rendimiento de las mismas, creando una necesidad por una manera de publicar mucho más efectiva.

Siempre se ha dicho que una compra es un fenómeno mayoritariamente emocional, de hecho, desde los primeros días de la publicidad, esta se ha esforzado en conmovernos para buscar conversiones efectivas.

Para los medios digitales, segmentar según las emociones que está viviendo el usuario en ese momento siempre ha sido una piedra de tranca, ya sea por temas legales o tecnológicos, estos solo habían logrado resultados modestos dentro de esta especialidad.

New York Times y Prisa Media

Esta vez fueron los medios tradicionales los que han dado la estocada, Prisa Media (Dueña de Diario El País, Radio As, Santillana, Los40 entre otras) y el emblemático diario estadounidense New York Times fueron los primeros en usar una tecnología capaz de clasificar y mostrar publicidad al usuario según su estado de ánimo.

En unas recientes declaraciones, Pedro Ventura, Director de tecnología en data y monetización de Prisa Media aseguró que los portales de noticias que ellos manejan cubren todo tipo de sucesos, es decir, muestran noticias tristes o aterradoras, muchas veces las marcas que pautan publicidad con el medio no quieren ser mostrados en medio de ese contexto ya que disminuye su capacidad de convertir.

Prisa Media ha clasificado 32 emociones, en ellas se encuentran el miedo, inspiración, tristeza, nostalgia y por supuesto, la más cara de todas, la felicidad.

En un estudio realizado por Yahoo se reveló que los medios que son capaces de captar una audiencia con un ánimo alegre y receptivo tienen un aumento significativo en sus ventas. Ya que cuando un usuario se encuentra en un estado de ánimo positivo están 24% más receptivos a nuestros contenidos en general y 40% más propensos a entrar en una publicidad digital.

Por su lado, el New York Times aseguró haber vendido 50 campañas en su primer año usando estas técnicas logrando un alcance de 30 millones de impresiones. El proyecto llamado Project Feels ha generado una ola de comentarios positivos y negativos sobre su implementación.

Anuncios en el momento indicado

Un ejemplo claro es el siguiente: Tienes a una mujer soltera de 30 años con buenos ingresos que ha viajado internacionalmente más de 2 veces en su último año, ha visitado recientemente diversos sitios relacionados con viajes a vuelos, sin embargo, en un mal día de trabajo, diversas marcas turísticas aparecen en su timeline de Facebook e Instagram y los ignora completamente, ya que no quiere saber sobre gastos o viajes en ese momento.

Probablemente en un futuro no muy lejano entremos con fatiga a una página web y nos sugiera comprarnos una taza de café o en otro momento, ya con un mejor ánimo entremos a la misma página y nos ofrezcan un viaje en crucero con todo incluido por las islas del caribe.

De hecho, la cadena de noticias deportivas ESPN está implementando estos nuevos recursos en donde evitan mostrarte publicidad si tu equipo pierde.

Dilema ético ¿Mejora o intrusión?

Todas las innovaciones importantes han venido cargadas de un gran dilema ético. Sin embargo, este sí merece nuestra reflexión y entendimiento.

Los algoritmos y plataformas digitales están avanzando cada vez más hacia el conocimiento exacto del comportamiento humano, hasta ahora, las empresas de medios había sido capaz de clasificar segmentos de mercado por gustos, tendencias políticas, características físicas o sociológicas, área geográfica, estilos de vida entre muchas otras.

Las emociones sin dudas representan un límite delicado entre el conocimiento del mercado y la intromisión. Si bien las ofertas serán más eficientes y traerán diversos beneficios comerciales y soluciones materiales a los usuarios, el hecho de que las marcas tengan conocimiento de tu estado de ánimo a lo largo de tus días puede llegar a ser realmente desconcertante. Ya veremos cómo se desarrolla esta nueva tendencia y los cambios que traerá consigo.

Más en TekCrispy