La música es el arte del sonido, una combinación de elementos vocales o instrumentales que expresan ideas y emociones a través de la melodía y la armonía. Se podría decir que gracias a los dispositivos electrónicos, la prevalencia actual de los contenidos musicales abarca todas las esferas de la sociedad, con especial ahínco en los jóvenes.

Desde los pequeños iPods, pasando por altavoces inalámbricos, hasta los estridentes conciertos, cada ser humano está acompañado por la música en prácticamente cualquier momento y lugar.

Naturaleza y salud mental: una perspectiva de servicio de los ecosistemas urbanos

Una tendencia creciente

Desde un punto de vista profesional de la salud mental, declaraciones que invocan pensamientos como “la música energiza el estado de ánimo”, “la música es un excelente factor para eliminar el estrés”, “la música calma las almas”, reflejan una evidente asociación entre la música y la mente.

Los jóvenes son un grupo demográfico en el que la ansiedad y la depresión están en aumento.

Se sabe que la música influye en varios aspectos anímicos de los escuchas, pero a la vez refleja el estado de ánimo del intérprete, y ha sido una tendencia cada vez más creciente que, en los estilos más populares, se aborden cuestiones relacionadas con estados emocionales negativos, más específicamente con la ansiedad y la depresión.

Por ejemplo, la canción “I Don’t Care”, interpretada por Ed Sheeran y Justin Bieber, narra las experiencias de los cantantes con ansiedad social. En el segundo verso, Bieber canta:

“Estoy paralizado por la ansiedad.

Pero me dicen que es donde debo estar”.

Otras canciones que abordan directamente la ansiedad y la depresión incluyen “Ansiedad” de Julia Michaels y Selena Gomez, en la que se escucha:

“Les digo que se desaparezcan, me aferro a mi depresión

Y justo cuando creo que lo he superado

La ansiedad comienza a patear para enseñarles una lección”.

Salud mental como inspiración

También está “Boo’d up” de Ella Mai, (No, esto no es como yo / no puedo controlar mi ansiedad), “Paranoid” de Post Malone (Me levanto todos los días con esta ansiedad), y “Friends” de J. Cole (y tomando píldoras debido a la ansiedad crónica).

La prevalencia actual de los contenidos musicales abarca todas las esferas de la sociedad, especialmente los jóvenes.

Una revisión reveló claramente que el uso de las palabras “depresión” y “ansiedad” está creciendo constantemente. En contraste, el uso de la palabra “paz”, ha declinado.

Las personas juzgan a grupos enteros en función del desempeño de su "primer miembro”

No está claro qué indica el uso creciente de estos términos en la música popular. Tampoco está claro si los artistas que los usan están haciendo gestos genuinos de vulnerabilidad, o simplemente se están aprovechando de lo que parece ser un tema de conversación en boga.

De cualquier manera, ciertamente están aprovechando algo relevante para su núcleo demográfico: los jóvenes, un grupo poblacional en el que la ansiedad y la depresión están en aumento.

Referencia: Psychiatry and music. Indian Journal of Psychiatry, 2014. https://dx.doi.org/10.4103/0019-5545.130482

Más en TekCrispy