Foto: Reuters

El Departamento de Justicia (DoJ) de EE.UU. reveló hoy 17 nuevos cargos criminales contra Julian Assange, fundador de WikiLeaks. La nueva acusación se produce luego de que el DoJ anunciara en 2018 un caso penal más restringido contra Assange, quien fue puesto a la orden de las autoridades británicas y condenado a 50 semanas de prisión en el Reino Unido.

Según la nueva acusación, presentada por un jurado federal del Estado de Virginia, Assange cometió 18 delitos graves por presuntamente haber participado en la filtración de documentos clasificados del gobierno estadounidense en 2010 junto a Chelsea Manning, un antiguo analista de inteligencia del Ejército de EE.UU.

En este sentido, el tribunal alega que Assange y Manning obtuvieron y divulgaron de manera ilegal dichos documentos, luego de que el fundador de WikiLeaks participó en discusiones para alentar a Manning a hackear una red informática militar. En el año 2010, WikiLeaks publicó miles de documentos del DoJ vinculados a las guerras de Irak y Afganistán, entre otros materiales sensibles que Manning suministró.

¿Amenaza contra la libertad de prensa o justicia?

Cada uno de los cargos presentados contra Assange incluyen una sentencia máxima de entre 5 y 10 años de prisión, por lo que, si se le declara culpable de todos los cargos, podría enfrentar una condena de 175 años de prisión.

Los nuevos cargos impuestos a Assange plantean serias interrogantes sobre la libertad de prensa, según la Primera Enmienda de la Constitución de EE.UU. De hecho, esta amenaza podría complicar el intento de la administración Trump de extraditar a Assange desde Londres. Así lo considera Barry Pollack, abogado defensor de Assange en EE.UU., quien dijo a BuzzFeed News luego del comunicado del DoJ:

Hoy el gobierno acusó a Julian Assange bajo la Ley de Espionaje por alentar a las fuentes para que le proporcionen información veraz y por publicar esa información. La cortina de humo de que se trata simplemente de un supuesto hackeo ha sido eliminada (…) El procesamiento penal de Julian Assange representa una amenaza para todos los periodistas en su esfuerzo por informar al público sobre las acciones que ha tomado el gobierno de los Estados Unidos.

Por su parte, un informe de The Guardian reveló que los cargos criminales anunciados hoy contra Assange fueron rechazados por los defensores de la libertad de prensa, incluyendo el Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa y la Fundación Libertad de Prensa, quienes descubrieron las acusaciones como “amenazantes” para los periodistas y “aterradoras”.

Actualmente, Assange se mantiene preso en el Reino Unido, cumpliendo su condena por violar los términos de fianza cuando huyó en 2012 hacia la embajada de Ecuador en ese país, donde vivió durante más de 6 años hasta que se le retiró el asilo.