Comúnmente, los humanos enfocamos la mayor parte de nuestra energía en el aquí y el ahora, y nos preocupamos menos por nosotros mismos y los eventos del futuro más lejano.

Imaginar más allá del presente, lo que los investigadores denominan “imaginación distal”, es parte integral de nuestra capacidad para considerar un espacio y un tiempo diferentes. También es lo que nos permite empatizar con los demás y considerar el punto de vista de otra persona.

Así es como el uso constante del GPS afecta tu cerebro

Escenarios distantes

Durante décadas, los neurocientíficos y los psicólogos han tratado de comprender qué sucede exactamente en el cerebro cuando desatamos nuestra imaginación y lo que limita la capacidad de muchos de nosotros para imaginar escenarios lejanos.

En este sentido, los resultados de un reciente estudio revelan que los profesionales creativos parecen ser mejores en propiciar la imaginación distal, y esta facultad puede explicarse, al menos en parte, por su capacidad de aprovechar una red cerebral a la que solo ellos pueden acceder.

Para el estudio, los investigadores examinaron la actividad cerebral de escritores, actores, directores y artistas visuales reconocidos.

Al utilizar la parte dorsomedial de lo que los científicos denominan la “red predeterminada” del cerebro, las personas creativas pueden extender su imaginación hacia escenarios futuros, lugares lejanos, perspectivas y realidades hipotéticas más distantes.

La red predeterminada consiste en un grupo de regiones cerebrales interconectadas, que incluyen la corteza prefrontal medial, la corteza cingulada posterior, el giro angular y el hipocampo.

Estas áreas del cerebro se comunican entre sí cuando soñamos despiertos, rememoramos recuerdos o pensamos en las intenciones de los demás, y se ha sugerido que también pueden desempeñar un papel en la visualización del futuro.

Mejor capacidad para imaginar

Para el estudio, los investigadores pidieron a 300 participantes seleccionados al azar que imaginaran cómo sería el mundo dentro de 500 años (tiempo lejano); estar en el fondo del mar (lugar lejano); ser un dictador enojado (construcción social distante); y como sería la vida en un mundo donde los continentes nunca se dividieron (un escenario hipotético apartado de la realidad).

También se les pidió a los participantes que pensaran en la mayor cantidad de formas posibles para usar un bolígrafo o mejorar un megáfono. Aquellos que obtuvieron una alta puntuación en creatividad fueron calificados como mejores en el uso de la imaginación distal.

Seguidamente, los investigadores repitieron estas pruebas con 100 participantes que habían demostrado algún tipo de experiencia en creatividad: escritores, actores, directores y artistas visuales reconocidos. En complemento, se le hicieron las mismas preguntas a un grupo de profesionales financieros, legales y médicos igualmente exitosos.

La investigación evidenció que los profesionales creativos aprovechan la parte dorsomedial de la llamada “red predeterminada” del cerebro.

Los análisis revelaron que los profesionales creativos superaron a los demás en las respuestas escritas y en los autoinformes elaborados, los cuales mostraban lo vívidamente que podían imaginar estas situaciones en sus mentes.

Examinando la actividad cerebral

La pieza final del estudio fue explorar una posible razón por la cual las personas creativas son más propensas al pensamiento distante. Para eso, valiéndose de resonancias magnéticas funcionales, los investigadores estudiaron la actividad cerebral de 27 profesionales creativos y un grupo de control de 26 personas que incluía médicos, abogados y profesionales de servicios financieros.

Las imágenes mostraron que la actividad cerebral de ambos grupos fue similar al imaginar las próximas 24 horas, pero, para sorpresa de los investigadores, solo el grupo creativo se involucró en la red dorsomedial al imaginar eventos más futuros, incluso esta red se activó cuando los profesionales creativos estaban en reposo.

Lo bueno, lo malo y los recuerdos: así es cómo el cerebro toma decisiones

Estos hallazgos, comentan los autores del estudio, proporcionan información sobre cómo el cerebro es capaz de imaginar diferentes situaciones y lo que hace que los expertos creativos sean excepcionales en la imaginación distal.

Los resultados también tienen implicaciones para la forma en que consideramos a otras personas. Debido a que la red predeterminada dorsomedial está involucrada en pensar en perspectivas que difieren significativamente de nuestras experiencias, las personas que pueden activar esta red pueden ser más capaces de empatizar con otros.

Referencia: Creative expertise is associated with transcending the here and now. Journal of Personality and Social Psychology, 2019. https://doi.org/10.1037/pspa0000148

Más en TekCrispy