Un grupo de investigadoras sociales de la Universidad de Michigan, en EE.UU., ha encontrado un vínculo importante entre la cantidad de trabajos que tienen algunas madres y la probabilidad de sufrir de depresión. Según los expertos, este vínculo es más fuerte en aquellas madres con bajas posibilidades económicas que tienen más de un trabajo a horarios no convencionales y que trabajan 45 horas por semanas o más.

Anteriormente, un estudio demostró que las madres trabajadoras experimentan hasta 40 por ciento más estrés, específicamente por la poca flexibilidad en el entorno laboral. En muchas ocasiones, las mujeres sienten la presión social de ser las “madres perfectas”, mientras intentan al mismo tiempo superarse a nivel profesional. Además de ello, las expectativas sociales generan grandes niveles de presión en las mujeres y las obliga a asumir la mayoría de la carga familiar.

Sin embargo, más que la expectativa social, el estudio de la Universidad de Michigan se enfoca en las madres con niños pequeños, cuyas condiciones financieras frágiles les obligan a salir a la calle y trabajar más de lo debido en múltiples empleos.

“No solo se trata de los ingresos”

Para encontrar la relación entre los múltiples trabajos y el mal estado de la salud mental, Angela Bruns, investigadora social de la Universidad de Michigan, y Natasha Pilkauskas, profesora de la Escuelas d de Políticas Públicas de Ford, analizaron los datos de al menos 3,000 mujeres del Estudio sobre Familias Frágiles y Bienestar Infantil, llevado a cabo por la Universidad de Princeton.

Nuestros cerebros nos dicen que hemos hecho algo antes de realmente hacerlo

En este sentido, Bruns y Pilkauskas recopilaron principalmente los datos de madres con bajos ingresos, las cuales fueron entrevistadas en 2018 sobre las características de sus trabajos y su salud mental. Pilkauskas considera que las principales razones para tener varios trabajos: la presión social de superación profesional y la presión económica, que es la más común de todas.

Según Bruns, la depresión “no solo se trata de los ingresos”. Además, tener múltiples empleos contribuye a la depresión de otras formas, como el estrés en el entorno laboral o la planificación del cuidado de los hijos mientras las madres trabajan.

Por esta razón, las investigadoras consideran que se deben redefinir las políticas de los gobiernos para crear alternativas a la tenencia de múltiples trabajos. De esta forma, se podrían ofrecer recursos alternativos para que las familias de bajos recursos puedan llegar a fin de mes con el dinero suficiente para vivir. Estas políticas pudieran estar vinculadas a un mejor salario mínimo o protecciones a las trabajadoras, sin embargo, este aspecto en particular requiere investigación adicional.

Referencia: Multiple Job Holding and Mental Health among Low-Income Mothers. Angela Bruns, Natasha Pilkauskas. Women’s Health Issues, May–June, 2019Volume 29, Issue 3, Pages 205–212. DOI:  https://doi.org/10.1016/j.whi.2019.01.006

Más en TekCrispy