Foto: Phys.org

Durante las últimas décadas, la contaminación plástica ha aumentado de manera alarmante en todo el mundo, especialmente en nuestros océanos, donde este producto químico amenaza con la supervivencia del ecosistema marino. Anteriormente, la ONU ha advertido que este tipo de contaminación es uno de los mayores peligros ambientales del mundo, ya que, a pesar de que más de 60 países han tomado medidas urgentes, los esfuerzos son insuficientes.

Según LitterBase, el plástico representa cerca de 70 por ciento de todos los desechos del océano, por lo que no es extraño la basura plástica del océano esté perjudicando incluso a las bacterias que producen 10 por ciento del oxígeno que respiramos.

Microbios que comen plástico

Foto: Pixabay

Sin embargo, no todo parece estar perdido, y la esperanza más reciente ha sido descubierta en forma de microorganismos marinos, los cuales se alimentan de plástico y podrían favorecer la descomposición de la basura presente en el mar.

Un grupo internacional de científicos ha llevado a cabo una investigación para analizar la manera en la que las comunidades de microbios pueden contribuir a la degradación del plástico en el mar. El objetivo del estudio era obtener una mejor comprensión de este mecanismo natural a fin de crear una estrategia para combatir la contaminación marina.

Para llevar a cabo el estudio, los expertos recolectaron piezas de plástico degradadas de dos playas de La Canea, en Grecia. Los desechos ya habían estado expuestos al sol, sufriendo algunos cambios químicos que los hicieron más frágiles. Según los científicos, esta fragilidad era necesaria para que los microbios comenzaran a comer el plástico.

El viento puede trasportar microcontaminantes hasta áreas remotas y prístinas

Las piezas de plástico eran de polietileno, el material más popular para crear productos de plástico como envases de alimentos y bebidas, botellas de champú, bolsas, etc. Asimismo, entre los desechos degradados había poliestireno, un tipo de plástico más rígido que está presente en algunos envases de alimentos y dispositivos electrónicos.

Los investigadores se sumergieron en el mar con microbios marinos naturales y microbios mejorados en el laboratorio con cepas microbianas que se alimentan de carbono. Posteriormente, los científicos estudiaron los cambios sufridos por el material plástico durante 5 meses.

¿Nueva estrategia contra la contaminación marina?

Durante el tiempo que duró el análisis, los investigadores observaron que los microbios modificaron todavía más la composición química del plástico, ocasionando que el peso de los productos de polietileno se redujera un 7 por ciento, mientras que los productos de poliestireno disminuyeron un 11 por ciento.

Estos resultados podrían ofrecer una estrategia más clara para contribuir a la lucha contra la contaminación ambiental. Parece sencillo: arrojar microbios al mar para que eliminen la basura. Sin embargo, los expertos afirman que requieren profundizar su investigación, para determinar si estos microbios son efectivos a escala global.

Referencia: Biodegradation of mixture of plastic films by tailored marine consortia. Journal of Hazardous Materials. Volume 375, 5 August 2019, Pages 33-425 August 2019, Pages 33-42. DOI: https://doi.org/10.1016/j.jhazmat.2019.04.078

Más en TekCrispy