Nadie sabe exactamente por qué soñamos, o si nuestros sueños tienen algún significado. Sin embargo, los resultados de un estudio nos acercan un paso más a la comprensión de las peculiaridades de los sueños.

El estudio, realizado por científicos del Centro de Investigación de Neurociencias de Lyon en Francia, explica por qué algunas personas parecen recordar siempre sus sueños, mientras que otras se quedan completamente en la oscuridad.

¿Cómo podemos discernir objetos en movimiento contra fondos en movimiento?

Llamando a sus nombres

Incluso mientras dormimos, nuestra mente permanece increíblemente activa, y el cerebro genera muchas de las mismas ondas que cuando estamos despiertos. En consecuencia, los períodos de vigilia durante el sueño de movimientos oculares rápidos (REM) pueden ser un factor de discernimiento a la hora de recordar nuestros sueños.

Quienes con mayor frecuencia recuerdan sus sueños pueden involucrar más regiones cerebrales cuando procesan sonidos en los periodos de vigilia durante el sueño.

Para el estudio, los investigadores analizaron la actividad cerebral de 36 participantes, la mitad de los cuales fueron llamados recordadores altos, porque informaron que recordaban sus sueños casi todos los días, mientras que la otra mitad, denominados recordadores bajos, informaron que solo recordaban sus sueños una o dos veces al mes.

Inicialmente, los investigadores adjuntaron a los participantes un sistema de monitoreo electroencefalográfico (EEG) para registrar la actividad cerebral mientras dormían. Durante el sueño, se reprodujo una melodía de fondo, que no era lo suficientemente alta como para despertarlos, y cada cierto tiempo sonaba la grabación de una voz llamando a sus nombres.

Mayor actividad cerebral

Los investigadores observaron que una onda cerebral originada en el lóbulo occipital, conocida como onda alfa, disminuyó en los recordadores altos cuando escucharon que se llamaba su nombre.

Incluso mientras dormimos, nuestra mente permanece increíblemente activa.

Lo mismo sucedió con los recordatorios bajos, pero la duración de la disminución fue notablemente más prolongada en los recordatorios altos, lo que indica que experimentaron más episodios de vigilia durante la noche, siendo mucho más sensibles a los ruidos ambientales en la habitación que sus contrapartes que dormían profundamente.

En otras palabras, los recordadores altos pueden involucrar más regiones cerebrales cuando procesan sonidos en los periodos de vigilia durante el sueño, en comparación con los recordadores bajos.

El cerebro repite secuencias de eventos recientes para establecer nuevas memorias

Una teoría bien establecida sugiere que una disminución en la onda alfa es un signo de que las regiones del cerebro están siendo inhibidas para responder a estímulos externos. Los estudios demuestran que cuando las personas escuchan un sonido repentino o abren los ojos y se activan más regiones del cerebro, se reduce la onda alfa.

En conclusión, señalan los investigadores, los “grandes recordadores de sueños” tienen más actividad en la unión temporoparietal, lo que puede permitir que el soñador concentre más la atención en los estímulos externos, promoviendo la vigilia durante el sueño, y en consecuencia, una mejor integración de los sueños en la memoria del durmiente.

Referencia: Dream Recall Frequency Is Associated With Medial Prefrontal Cortex White-Matter Density. Frontiers in Psychology, 2018. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2018.01856

Más en TekCrispy