Foto: Fortune

Luego de que Chris Hughes, ex socio de Mark Zuckerberg cuando creó Facebook en 2016, y otras personalidades de la política estadounidense, hayan sugerido que la disolución de la compañía sería la solución a todos sus problemas de privacidad, la ejecutiva número 2 de la red social ha decidido tomar la palabra y aclarar su postura en torno a esta idea.

Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook, rechazó hoy estos llamados a disolver la empresa de redes sociales, afirmando que esta medida no contribuiría a resolver los problemas de privacidad que actualmente tienen a Facebook bajo las críticas de todo el mundo. En una entrevista con CNBC, la ejecutiva afirmó:

Podría separarnos, podría separar a otras compañías de tecnología, pero en realidad eso no aborda los problemas subyacentes que preocupan a las personas (…) Están preocupados por la seguridad de las elecciones, están preocupados por el contenido, están preocupados por la privacidad y la portabilidad de los datos.

Luego de sostener una reunión con los legisladores estadounidenses la semana pasada, Sandberg sugirió que Facebook es una “fuerza compensatoria para las grandes compañías tecnológicas de China”. En este sentido, la ejecutiva desvió el tema y se centró en las preocupaciones que actualmente tiene el gobierno de Trump con respecto al espionaje de las empresas de China.

Polonia anuncia la primera multa por violación del GDPR a una startup de análisis de datos

Sandberg asegura que mientras todos se preocupan por el poder de los gigantes tecnológicos, existen preocupaciones más importantes para EE.UU. Más allá de esto, varios políticos que presentarán su candidatura a las elecciones presidenciales de 2020 han planteado la idea de dividir la compañía, separándola de Instagram y WhatsApp.

Evidentemente, esto es solo una posibilidad. Hasta el momento, el Gobierno de EE.UU. no ha adoptado una postura firme con respecto a una sanción para Facebook, y la evidencia sugiere que no lo hará pronto. En todo caso, serán los reguladores quienes tengan la última palabra para decidir qué hacer con la compañía más grande de redes sociales en el mundo, calificada por muchos como un “arma de espionaje” de EE.UU.

Más en TekCrispy