Foto: PCMag

La empresa de investigación de mercado, eMarketer, ha estimado que la inversión en anuncios para móviles será de US$ 87 mil millones durante este año, lo que representa más de la mitad del gasto en anuncios digitales en todo EE.UU.

De hecho, se espera que la inversión en anuncios de apps móviles supere el umbral de los US$ 200 mil millones a escala global durante los próximos tres años. Aunque este crecimiento responde a una necesidad cada vez mayor de los usuarios de mantenerse conectados a Internet a través de sus smartphones, el aumento de la inversión también significa que los delincuentes y estafadores continuarán aprovechándose de la tendencia alcista y también podría crecer el fraude publicitario.

Las empresas siguen perdiendo

Un informe de la firma de análisis y software, Double Verify, ha revelado que la cantidad de apps móviles fraudulentas ha registrado un aumento del 159 por ciento entre los años 2017 y 2018. Más de la mitad de estas apps (57%) son herramientas, utilidades móviles y juegos.

Double Verify se propuso investigar el estado del fraude publicitario a través de móviles dentro de la industria tecnológica, identificando en 2018 casi el doble de anuncios fraudulentos en apps que en 2017.

Por lo general, las apps cuentan con espacios de publicidad que son comprados por otras compañías. Sin embargo, si los desarrolladores insertan un reproductor de video, por ejemplo, fácilmente se podría ejecutar un esquema fraudulento para ampliar los ingresos de la empresa.

Además, los fraudes publicitarios pueden llevarse a cabo desde diversas fuentes, y el usuario no está en la capacidad de detener la reproducción de los anuncios en la app, ya que se reproducen sin control y generan más ingresos a los estafadores. Evidentemente, esto genera pérdidas para las compañías que invirtieron en marketing para sus productos, algo que parece un ciclo repetitivo sin solución a futuro.