Fotografía: Jennifer Lavers

Además de arrasar con él último rincón natural virgen de nuestro planeta, contribuir a la muerte de animales y perjudicar a las bacterias marinas que nos ayudan a respirar, la contaminación plástica continúa abriéndose paso a través de los océanos, encontrando un amplio punto de acumulación en un grupo de conocidas islas  del Océano Índico, las cuales ya no son tan paradisíacas a causa de este daño.

Las Islas Cocos, también conocidas como las Islas Keeling, son uno de los destinos turísticos más paradisíacos del Océano Índico. Sin embargo, una nueva investigación ha revelado que en sus playas existen al menos 414 millones de desperdicios, cuyo peso asciende a 238 toneladas.

Según el estudio, publicado en la revista Scientific Reports, una cuarta parte de todos los desechos identificados eran objetos plásticos de un solo uso, como envases de bebidas. Jennifer Lavers, autora principal del estudio y miembro del Instituto de Estudios Marinos y Antárticos de la Universidad de Tasmania, afirmó que la composición de los desperdicios en estas islas es un indicador de la inmensa cantidad de plástico presente en los mares de todo el mundo.

La contaminación plástica se apropia del Índico

Lavers y su equipo de biólogos marinos viajaron a las remotas islas del Índico para determinar la cantidad de residuos plásticos acumulados, encontrando un total de 373,000 cepillos de dientes y 975,000 zapatos, principalmente sandalias. Las Islas Cocos están conformadas por 27 islas pequeñas, de las cuales se escogieron 7 para los análisis de desechos plásticos de esta investigación.

La mayoría de la investigación se llevó a cabo en 2017, a través de un conteo de todo el plástico presente en las costas. El total obtenido, fue multiplicado por el área total de playa de todas las islas, obteniendo el abrumador resultado de 414 millones de objetos inservibles y contaminantes. Lo más impresionante fue que Lavers no sólo analizó los desechos de la superficie, sino también el plástico enterrado en la arena.

Clima extremo: junio fue el mes más caluroso en Europa

Lavers explica que el sol deteriora el plástico y lo rompe en piezas más pequeñas, que suelen tener como destino el océano y representan un bocado mortal para tortugas, peces, calamares y otros animales marinos. En este sentido, la investigadora afirmó:

Islas como estas son como canarios en una mina de carbón y es cada vez más urgente que actuemos sobre las advertencias que nos dan. La contaminación plástica es ahora omnipresente en nuestros océanos, y las islas remotas son un lugar ideal para obtener una visión objetiva del volumen de escombros plásticos que ahora circundan el mundo.

Asimismo, la autora dijo que la cantidad de cepillos de dientes y zapatos encontrada fue tan grande, que la población local tardaría al menos 4,000 años en producir la misma cantidad de desperdicios. Finalmente, Lavers hizo un llamado a los gobiernos y organismos reguladores a tomar conciencia sobre los desafíos a los que se enfrenta el ecosistema marino y las comunidades alrededor de las zonas contaminadas.

Referencia: Significant plastic accumulation on the Cocos (Keeling) Islands, Australia. Scientific Reportsvolume 9, Article number: 7102 (2019. DOI: https://doi.org/10.1038/s41598-019-43375-4

Más en TekCrispy