Foto: Reuters

Boeing anunció hoy que ha completado la actualización del software de control para sus aviones 737 Max, implicados en los accidentes de Air Ethiopia y Lion Air que dejaron un saldo de 346 personas fallecidas. A pesar de que la actualización debía estar culminada en abril pasado, el fabricante de aviones dijo que necesitaba más tiempo para abordar de manera efectiva todos los problemas que condujeron a los accidentes.

Según Reuters, la compañía está trabajando con la Administración Federal de Aviación (FAA) de EE.UU con el objetivo de programar un vuelo de certificación para probar el software. De momento, los reguladores aún tienen dudas sobre la forma en que los pilotos interactúan con los controles en algunas situaciones de emergencia, sin embargo, Boeing asegura que está proporcionando cada detalle a la agencia.

Accidentes fatales y golpe financiero

En los choques mortales de Etiopía e Indonesia, el sistema automatizado MCAS incurrió en un error al desviar la dirección de los aviones debido a la lectura errada de uno de los sensores. Como consecuencia, los pilotos no tuvieron la capacidad de retomar el control del vuelo y se produjeron los accidentes.

A pesar de que existen actualmente 370 aviones Boeing 737 Max en todo el mundo, desde mediados de marzo se ha obligado a Boeing a mantenerlos en tierra. Evidentemente, esto ha generado que una gran cantidad de aerolíneas cancelen sus vuelos de la próxima temporada vacacional.

Asimismo, esta situación ha conducido a una debacle financiera para Boeing de al menos US$ 1,000 millones, los cuales han sido utilizados para las reparaciones y para desarrollar nuevos aviones. También los vuelos de entrega de mercancías se han detenido, lo que ha obligado a los ingenieros de la compañía a trabajar intensamente en la actualización del software defectuoso durante los últimos meses, aunque se han extendido más de lo esperado.

Finalmente, el presidente de Boeing, Dennis Muilenburg, aseguró que la compañía ha completado 207 vuelos de prueba con el software actualizado, registrando un progreso constante para convertir a MCAS en uno de los software más seguros del sector.