El cuerpo humano requiere muchos tipos diferentes de células para funcionar, pero no produce cada tipo de célula completamente formado y listo para usar. En su lugar, produce células madre que tienen una amplia gama de funciones posibles.

Las células madre son un tipo de célula que puede convertirse en muchos otros tipos de células. Las células madre también pueden renovarse al dividirse, incluso después de haber estado inactivas durante mucho tiempo.

Vacuna experimental contra el cáncer muestra resultados prometedores en pacientes con linfoma

Milagrosas pero vulnerables

Estas particularidades han sido el foco de atención de la comunidad científica, quienes encuentran en las células madre un amplio rango de aplicaciones para tratar una variedad de lesiones y enfermedades. Sin embargo, estas “milagrosas” células carecen de algunos mecanismos de defensa por lo que son vulnerables al ataque de virus y otras amenazas.

Los investigadores estudiaron células madre de embriones de ratón para comprender cómo pueden desarrollar resistencia a los virus.

Conscientes de las limitaciones que esta vulnerabilidad implica, un equipo de científicos de la Universidad de Edimburgo realizó una investigación que permitió identificar formas de activar una parte clave del sistema inmunitario que protege contra los virus en las células madre, conocida como la respuesta del interferón (IFN).

El hallazgo podría ayudar a reforzar la respuesta inmunitaria de las células madre, lo que facilitaría el aprovechamiento de todo su potencial terapéutico.

Para el estudio, los investigadores estudiaron células madre de embriones de ratón para comprender cómo las células madre pueden desarrollar resistencia a los virus, antes de convertirse en células especializadas.

Activando respuesta inmune

El equipo descubrió una proteína conocida como proteína de señalización antiviral mitocondrial (MAVS, por sus siglas en inglés) que controla la respuesta inmune de IFN en las células madre. La MAVS generalmente parece estar apagada en las células madre embrionarias, pero los investigadores también encontraron una molécula conocida como miR-673, que a su vez controla la activación de MAVS.

El cuerpo humano requiere muchos tipos diferentes de células para funcionar, pero no produce cada tipo de célula completamente formado y listo para usar.

Para probar cómo estas partes trabajan juntas, el equipo cultivó células madre embrionarias e introdujo virus en dos lotes: un control y uno que no tenía miR-673. Efectivamente, descubrieron que las células madre sin la molécula eran mucho mejores para combatir el virus que las que lo tenían, lo que llevó a los investigadores a concluir que el miR-673 suprime la respuesta inmune de las células.

Nueva técnica permite determinar la "huella" de las proteínas al medir sus vibraciones moleculares

Si bien de momento estos hallazgos se limita a ratones, los investigadores afirman que es probable que el mismo mecanismo funcione en humanos, y señalan que esta respuesta antiviral puede estar ausente de las células madre embrionarias, debido a que puede interrumpir el desarrollo.

Los investigadores esperan que sus hallazgos permitan el uso más eficiente de células madre, y que en el futuro cercano, sea posible reemplazar las células perdidas o dañadas por enfermedades degenerativas como el Parkinson o la diabetes.

Referencia: MicroRNA-deficient mouse embryonic stem cells acquire a functional interferon response. eLife, 2019. https://doi.org/10.7554/eLife.44171

Más en TekCrispy