Si estás aquí leyendo este artículo es porque ya viste el penúltimo capítulo de ‘Game of Thrones’ y necesitas explicaciones urgentemente para poder comprender por qué todo sucedió de esa manera (pero si no lo has hecho aún, te recomendamos que lo veas antes de leer esta nota porque está cargada de spoilers)

Las opiniones de los fans son un completo caos que va desde amor absoluto por este episodio a odio intenso por pensar que la serie se le salió de las manos a los guionistas. Sin embargo, sin importar cuál sea tu posición, es imposible negar que durante toda la serie, sobre todo con lo que pasó en esta temporada, nos han dado indicios de que esto era lo que iba a suceder con la Madre de Dragones. Si no nos crees, entonces necesitas quedarte a ver estas 5 pistas que prepararon el futuro de Daenerys en ‘Game of Thrones’.

¡Dracarys!

Al leer esto seguramente pensarás que es excesivamente obvio, pues King’s Landing cayó gracias al fuego de Drogon, pero a veces las cosas evidentes deben analizarse para comprender algo que quizás antes no estaba tan a la vista.

Todos sabemos que el fuego es el elemento que representa a nuestra Madre de Dragones. Sus hijos nacieron desde el fuego y, a partir de ahí, este la ha acompañado como su fortaleza, pero sobre todo como su arma. Todos los problemas que se cruzaban en el camino de Daenerys eran solucionados con el fuego de sus dragones, cosa que toma aún más fuerza mientras avanza en la serie a partir de su liberación de la Casa de los Eternos en la temporada 2 (de lo cual hablaremos más adelante). Incluso, esta fue la solución a los errores cometidos por Tyrion al arremeter contra los Amos que la atacaban en Mereen.

Es por esto que el destrozo a King’s Landing era un desenlace bastante coherente con respecto al comportamiento de la Rompedora de Cadenas. Sin embargo, para comprender por qué Dany perdió los estribos a pesar de la rendición de las tropas de Cersei hay que adentrarnos más allá en su contexto.

El historial de los Targaryen es de vital importancia

Al menos unas cinco veces se ha repetido en la serie que cada vez que nace un Targaryen, los dioses lanzan una moneda y el mundo aguanta la respiración para ver de qué lado caerá. Incluso, Varys se lo comenta de nuevo a Jon en ese mismo capítulo, pues esta frase es fundamental para conocer la historia de esta casa noble.

El padre de Daenerys era Aerys II Targaryen, el Rey Loco, quien logró obtener su apodo luego de que se obsesionara con la idea de quemar a todos en King’s Landing. Sin embargo, este no ha sido el primer Targaryen que ha perdido la cabeza.

En los libros se cuenta la historia de que este rasgo de locura siempre ha bordeado la casa Targaryen desde el inicio de los tiempos, cosa que podría ser causante de la endogamia que practica esta familia. Sobre todo, los rasgos de personalidad que más están presentes en los descendientes de estos personajes son la crueldad y el dominio absoluto, características que, hasta el último capítulo, habíamos visto presentes en Daenerys pero de una forma regulada, pues ella denotaba ese ideal de establecer la paz y la igualdad en el reino utilizando a sus dragones para aterrorizar a cualquiera que se cruzara en su camino.

Sin embargo, con el transcurso de los eventos en la serie, esta serenidad que proyectaba Daenerys fue poco a poco en declive, lo cual viene dado, más allá de sus intenciones, por su obsesión con el trono.

Sus ansias de poder la cegaban

El mundo de Daenerys giraba en lograr llegar al Trono de Hierro, pues esa ha sido su única motivación desde que se enteró que ella era la verdadera hija del dragón. Sin embargo, parte de su mundo se fue derrumbando poco a poco desde el inicio de la temporada 8, cosa que todos pudimos apreciar cuando llegó a Winterfell.

Ella venía de Essos, continente que la veneraba como la reina que liberó a los esclavos y a los Inmaculados del yugo de los Amos. De hecho, en este lado del mundo incluso la llamaban “mhysa”, que significa “madre”.  Sin embargo, al cruzar el mar hasta Westeros, se dio cuenta de que realmente no pertenecía allí, pues la confianza del lugar a donde llegó, que es el Norte, recaía principalmente en Jon Snow. Sus celos eran muy notorios y tenía esa necesidad de reconocimiento por haber sido ella quien los salvaría del Rey de la Noche. Creía que todo iba a cambiar y que estos se ganarían su confianza luego de ganar la guerra en Winterfell, para que así pudieran amarla y venerarla.

Top 6 de las madres icónicas de ‘Game of Thrones’

Sin embargo, nada sucedió como ella pensaba. Resultó que Arya, la hermana de Jon, fue quien acabó con el enemigo y su fuego de dragón resultó no ser un gran impedimento para la muerte que se avecinaba. Se había derrumbado el mundo perfecto que se gestó en su mente desde el inicio de la serie.

Y por si no era suficiente, la noticia de que Jon Snow realmente es Aegon Targaryen, el legítimo heredero al trono, terminó de destrozarla. Eso, aunado a su inestabilidad emocional y mental presentes cada vez que la veíamos perder los estribos, fue la gota que derramó el vaso.

Dejó de escuchar a Tyrion

Para nadie es un secreto que Tyrion ha implicado un verdadero problema para Daenerys. Desde que se convirtió en su mano, no ha dejado de proponer planes fallidos o de arruinar oportunidades, de los cuales el ejemplo más cercano es el de haber confiado en Cersei, un personaje caracterizado precisamente por su falta de bondad. Esto se ve reforzado desde que la Rompedora de Cadenas, en el último capítulo, le dice a Tyrion que si le vuelve a fallar, esa sería la última vez.

Sin embargo, cuando efectivamente las campanadas suenan y Cersei se rinde, tal como lo predijo Tyrion, a Daenerys le pareció que esta vez sería similar a las anteriores y decidió no hacerle caso, por esta única vez, a su principal consejero.

Y por último, pero no menos importante, está la visión en la Casa de los Eternos

Si sentiste que las pistas anteriores no eran suficientes para explicar el comportamiento de esta Mad Queen y necesitas un indicio tangible que hubiera dejado en claro que todo esto estaba planificado desde el principio, pues este es el punto que debes leer.

Si haces memoria, en la temporada 2, cuando el brujo Pyat Pree secuestra a los dragones de Daenerys y los lleva a la Casa de los Eternos, nuestra reina tiene algunas visiones, de las cuales hay una de ellas que predice perfectamente el rumbo y el final de la serie.

Cuando Dany ingresa a este templo, en un momento específico se transporta a King’s Landing, pero en vez de estar lleno de lujos, como bien sabemos que se encontraba para entonces, este estaba completamente destruido y una capa de nieve cubría el lugar por completo.

Además de esto, la actitud de la Madre de Dragones fue recorrer el lugar, echar un vistazo al espacio en donde debería encontrarse el techo, y acercarse lentamente al trono de hierro. Sin embargo, justo cuando estira el brazo para tocarlo, se detiene, da media vuelta, y se aleja.

Esto es una clara señal de que Daenerys estaba viendo su propio futuro. El lugar destruido, debido a su decisión de prenderle fuego a la Fortaleza Roja; el hecho intentar alcanzar, pero no tocar, el trono de hierro, pues haber tomado la decisión de acabar con todos fue el paso que la alejó del reinado; y la nieve que cubre los destrozos, que, si bien no ha sucedido aún, podríamos intuir que es una referencia directa a Jon Snow, con quien tuvo una relación afectiva y que, quizás, se convierta en el siguiente Rey de los Siete Reinos.

No podemos decir que este personaje, a pesar de haber dado un giro de 180° en esta última temporada, ha estado mal desarrollado. Aunque sí verdad que en esta temporada el desarrollo de la trama ha sido muy acelerado y no nos da tiempo de analizar e interiorizar todos los aspectos anteriores, al punto que este aspecto se ha convertido en el peor villano de la serie.

Por otro lado, era completamente intencional que los fans nos enamoráramos de ella y nos hiciéramos ilusiones de un futuro perfecto en el que Daenerys y Jon reinaban juntos, pero realmente no fue así. Estamos hablando de Game of Thrones, en donde se han encargado de destruir muchísimas ilusiones, generando esa tensión tan característica de la serie que, de una forma muy extraña, nos hace engancharnos más.

Ahora te pregunto, querido lector, ¿realmente habías estado prestando atención?

Más en TekCrispy