Durante los últimos años se han invertido miles de millones de dólares en avances sobre la tecnología de contabilidad distribuida; sin embargo, la CTO de ‘Bank of America’, Catherine Bessant, destacó en una entrevista reciente que dichos avances aún no han hallado su camino a un “uso real” dentro del sector financiero.

En una charla con ‘Bloomberg’, Bessant ofreció sus opiniones sobre el potencial que podría tener la tecnología blockchain en el futuro:

Creo que hay casos de uso que tienen sentido hoy en día, todavía tenemos que encontrarlos a escala en los servicios financieros. Estamos experimentando mucho, tenemos más patentes que cualquier otra institución financiera en el espacio de blockchain, pero aún tenemos que encontrar algo que haga una diferencia para nuestros clientes o consumidores.

Aunque sus comentarios parecen invitar a seguir investigando e invirtiendo en dichos avances, su reciente postura difiere ligeramente de la mostrada a principios del pasado marzo, cuando destacó que:

Todas las compañías de lo que hablan es sobre blockchain, blockchain, blockchain, pero deberían mostrarme un caso de uso que se pueda aplicar.

A pesar de los desafíos y oposiciones, actualmente un amplio porcentaje no solo de empresas, sino de instituciones financieras y hasta gobiernos se han inclinado a investigar e impulsar el potencial de la blockchain en diversos sectores, desde el académico, hasta el comercial con cadenas de suministro.

Un ejemplo reciente lo ofreció el departamento de tecnología del CBSG y del conglomerado japonés ‘SoftBank’, los cuales planean crear un ecosistema global de operadores ‘CrossCarrier’ sustentados en la blockchain, que además integrará otros avances como los vistos con ‘Internet de las Cosas’, sistemas de compensación y liquidación, así como tecnologías de primera categoría para móviles y dispositivos inteligentes.

Indudablemente, la tecnología de contabilidad distribuida ha logrado lo impensable por antiguos modelos de empresas. Las aplicaciones y soluciones creadas en los últimos meses, ciertamente, remodelarán la forma en que comerciamos y nos abrirán terreno a un futuro más automatizado y seguro.

Más en TekCrispy