Los anticonceptivos son muy efectivos, siempre y cuando se administren en un horario ajustado. Con frecuencia, muchas mujeres olvidan o ignoran tomar la píldora, lo que lleva a sorpresas no deseadas.

En un esfuerzo por integrar alternativas de control de natalidad en la vida de las mujeres de manera más transparente, investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia (Georgia Tech) han desarrollado parches anticonceptivos que se pueden adjuntar a las joyas.

La clave para desarrollar una vacuna contra el virus del Zika podría encontrarse en la saliva del mosquito

Otra alternativa

Los parches anticonceptivos han estado en el mercado durante décadas, pero para funcionar correctamente, por lo general requieren una rutina bastante estricta para aplicarlos y cambiarlos; así que el equipo de Georgia Tech pensó que incorporarlo a la joyería podría hacerlo más conveniente, en particular para las mujeres que usan joyería regularmente.

Los parches en sí están diseñados para ser universales, trabajando esencialmente con cualquier pieza de joyería.

Al respecto, el doctor Mark R. Prausnitz, afiliado al Departamento de Química e Ingeniería Biomolecular de Georgia Tech y autor principal del estudio, comentó:

“Mientras más opciones de anticonceptivos estén disponibles, más probable es que se puedan satisfacer las necesidades de cada mujer. Debido a que ponerse joyas puede que ya sea parte de la rutina diaria de una mujer, esta técnica puede facilitar el cumplimiento del régimen de medicamentos y podría ayudar a algunas mujeres a prevenir embarazos no deseados”.

En este enfoque, el medicamento anticonceptivo levonorgestrel se carga en un pequeño parche, el cual tiene un adhesivo en un lado para adherirse a las joyas y un adhesivo para la piel en el otro. Luego se adjunta a la parte de una pieza de joyería que entra en contacto con la piel, donde puede liberar lentamente las hormonas en el torrente sanguíneo a lo largo de las horas que se usa.

Los investigadores puntualizan que los parches en sí están diseñados para ser universales, trabajando esencialmente con cualquier pieza de joyería. Después de todo, el factor de conveniencia se perdería si no encajara en las piezas favoritas de alguien. Dicho esto, el equipo señala que el método funciona mejor para joyas como aretes y relojes, que permanecen presionados contra la piel durante todo el día.

Probando los parches

Para probar la joyería anticonceptiva, los investigadores colocaron parches de 1 centímetro cuadrado en la parte posterior de unos pendientes, los cuales fueron colocados en orejas de cerdos.

El método funciona mejor para joyas como aretes y relojes, que permanecen presionados contra la piel.

Luego de que se comprobó que el fármaco se transfirió con éxito a la piel, el equipo experimentó con ratas sin pelo. Los animales usaron el parche durante 16 horas antes de que se los quitaran durante ocho horas, para simular el ciclo de actividad diaria de las personas, quienes se quitan las prendas durante la noche.

Los perros pueden reconocer el olor de las convulsiones epilépticas

El equipo encontró que los niveles de levonorgestrel se mantuvieron muy por encima del nivel de anticonceptivos en humanos durante ese tiempo. Incluso durante los períodos de ocho horas en los que se retiraron los parches, esos niveles disminuyeron pero aún se mantuvieron lo suficientemente altos para funcionar.

En última instancia, señalan los investigadores, la joyería anticonceptiva no pretende reemplazar todos los métodos de control de la natalidad, sino brindar otra opción de control de natalidad a las mujeres.

Referencia: Pharmaceutical jewelry: Earring patch for transdermal delivery of contraceptive hormone. Journal of Controlled Release, 2019. https://doi.org/10.1016/j.jconrel.2019.03.011

Más en TekCrispy