Foto: Reuters

Una gran campaña de desinformación en línea promovida por el Gobierno de Irán ha quedado al descubierto, luego de que un grupo de investigadores de la Universidad de Toronto revelaran la utilización de cuentas de Twitter y sitios web falsos para difundir noticias falsas en nombre de algunos de los principales medios de comunicación a nivel mundial.

Narrativa contra los enemigos de Teherán

Los expertos del Citizen Lab descubrieron una red de cuentas de redes sociales, llamada Endless Mayfly, operada con el apoyo de Teherán, que se dirigía a desinformar y amplificar la narrativa crítica contra EE.UU., Israel y Arabia Saudita.  En su informe, los investigadores explican:

Nuestra investigación identifica casos en los que el contenido de Endless Mayfly provocó informes incorrectos en los medios de comunicación y causó confusión entre los periodistas, y acusaciones de irregularidades intencionales. Incluso en los casos en que más tarde se desmentían las historias, seguía habiendo confusión sobre las intenciones y los orígenes detrás de las historias.

Desde el año 2016, la campaña publicó más de 130 artículos creados por sitios web que imitaban  a medios como Bloomberg, The Guardian, The Independent, Al Jazeera, Atlantic y Politico. Por ejemplo, un artículo falso que presuntamente fue publicado por Reuters, asegura que 6 países árabes habrían solicitado a la FIFA que eliminara a Qatar como anfitrión del próximo Mundial de Fútbol de 2022. Aunque Reuters negó haber publicado dicha noticia, eso no impidió que otros medios de comunicación difundieran la noticia como cierta.

Las ganancias de Twitter se triplican en el primer trimestre de 2019

La dificultad de verificar la información

Ron Deibert, director del Citizen Lab, destacó lo difícil que es controlar la desinformación cuando existen entidades que difunden contenido malintencionado de manera deliberada sin expresar sus verdaderos objetivos.

Luego de analizar los artículos, los dominios web y las cuentas de Twitter vinculadas con la campaña de desinformación, los investigadores no encontraron evidencia de que estuviese vinculada con el gobierno iraní. Sin embargo, la narrativa anti-saudí, anti-semita y anti-estadounidense de las noticias publicadas, dejan en evidencia al enemigo común de las tres naciones.

Más en TekCrispy