Aunque no sea un tema que genere titulares en los medios de comunicación, en la actualidad sufrimos de una escasez de helio que afecta a una gran cantidad de industrias, y lo más preocupante es que no se tiene un panorama claro de cómo afrontar esta situación.

El helio es un recurso natural bien conocido por el público en general por su uso en globos, pero también es un componente importante de la industria médica, farmacéutica y aeroespacial, así como para algunas de las tecnologías más vanguardistas.

Un buen gas

Si bien es el segundo elemento más abundante en el universo (detrás del hidrógeno) y el Sol produce aproximadamente 600 millones de toneladas métricas por segundo, nuestro suministro aquí en la Tierra es limitado. Una vez que se ha ido, se ha ido. No podemos hacer más, y una vez usado, el elemento liviano se escapa al espacio.

El helio se extrae como un subproducto de la extracción de gas natural.

El átomo de helio es más pequeño que cualquier otro elemento, y solo el hidrógeno es más ligero. Eso lo convierte en un muy buen gas de elevación en aplicaciones como globos y dirigibles. Pero el helio tiene usos mucho más críticos que los globos de cumpleaños, eso incluye desde teléfonos inteligentes hasta resonancias magnéticas, transbordadores espaciales, el Gran Colisionador de Hadrones, e incluso para la fabricación de barras de control para reactores nucleares.

Las aplicaciones modernas del helio provienen del hecho de que sus átomos tienen muy poco que ver con otros átomos. Esto lo hace muy estable y muy útil en la industria aeroespacial para guiar misiles, purgar líneas de combustible y presurizar tanques.

Esos pequeños átomos con fuerzas de atracción muy débiles entre ellos resultan en el punto de ebullición más bajo de los gases permanentes, lo que hace que el helio sea fantástico para enfriar las cosas a temperaturas extremadamente bajas.

Panorama poco claro

Actualmente, el helio no se puede producir de manera eficiente y económica. Las pocas formas en que se puede cosechar incluyen la extracción de depósitos subterráneos naturales o la producción de gas natural, de la que el helio es un subproducto.

Los dispositivos de resonancia magnética requieren de helio para su funcionamiento.

En una nota reciente, el analista Anders Bylund, de la firma Motley Fool afirmó:

“El problema es que el helio se está consumiendo más rápido de lo que se puede producir en estos días”.

El futuro del helio en todo el mundo sigue sin estar claro. Algunas industrias y comunidades científicas están buscando promover el reciclaje de helio como una forma de afrontar la escasez y los cambios de precios impulsados ​​por la baja oferta del recurso.

Pero además de eso, hay grandes proyectos y cadenas de suministro en las obras de producción de gas natural que pueden incrementar significativamente la disponibilidad de helio en el futuro, por lo que existe la posibilidad de que a mediano plazo se pueda contar con un mayor suministro de este importante gas.

Referencia: Helium-3 Shortage Could Put Freeze On Low-Temperature Research. Science 2009. https://doi.org/10.1126/science.326_778

Más en TekCrispy