Los seres humanos han alcanzado de manera oficial un nuevo hito con respecto a su huella negativa en el medio ambiente. Por primera vez desde que el Homo Sapiens evolucionó, los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera terrestre han superado las 415 ppm (partes por millón).

Durante el fin de semana pasado, el Observatorio de Mauna Loa, ubicado en Hawai, registró la concentración de CO2 en la atmósfera, encontrando una lectura diaria de 415.26 ppm, lo que representa la primera vez que estos niveles diarios superan los 415 ppm.

A través de su cuenta de Twitter, el especialista en meteorología y defensor del cambio climático, Eric Holthaus, alertó a las personas sobre el daño que está experimentando nuestro planeta a causa de la emisión de CO2.

La huella negativa de la sociedad moderna

Un informe de USA Today reveló que durante los 800,000 años previos a la revolución industrial, los niveles de CO2 nunca superaron las 300 ppm. Por su parte, un estudio publicado en abril pasado utilizó modelos informáticos para revelar que los niveles actuales de CO2 son los más altos en los últimos 3 millones de años. Dicha investigación, también demostró que los niveles actuales llegarían a 280 ppm si no existiera la quema indiscriminada de combustibles fósiles, lo que claramente conduce a un panorama más gris con respecto al cambio climático.

Según los investigadores, la última vez que nuestro planeta experimentó estos niveles de CO2 fue durante el Plioceno (5.3 a 2.6 millones de años), cuando las temperaturas oscilaban entre los 3 y 4 grados Celsius y el nivel del mar era 20 metros más alto.

En mayo de 2018, los niveles de CO2 obtenidos por el observatorio de Mauna Loa fueron de 410 ppm por primera vez, y según David Keeling, director del programa Scrips CO2, la tasa de crecimiento de estos niveles se mantiene en lo más alto. En este sentido, el científico dijo a The Independent:

El aumento con respecto al año pasado probablemente será de alrededor de tres partes por millón, mientras que el promedio reciente ha sido de 2.5 ppm (…) Es probable que estemos viendo el efecto de las condiciones leves de ‘El Niño’ sobre el uso continuo de combustibles fósiles.

Por su parte, la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) afirma que las emisiones de CO2 vinculadas a la energía, registraron un nivel nunca antes visto el año pasado, cuando se reportaron 33.1 gigatones (gt) de gases de efecto invernadero, casi un 2 por ciento más que en 2017.