Los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Stirling y de la Universidad Nacional de Australia, sugieren que la muerte de un amigo cercano puede causar un gran deterioro en la salud física y mental del deudo, los cuales pueden prolongarse hasta por cuatro años.

Tradicionalmente, el fallecimiento de un amigo cercano se considera “inferior en la jerarquía del dolor” en comparación con la muerte de un cónyuge o miembro de la familia, y como tal recibe menos atención, pero los hallazgos del estudio muestran que tiene un impacto similar, y estas secuelas afectan más a las mujeres que a los hombres.

¿Puede el ruido de un concierto dañar tu audición?

Consecuencias del duelo

Para llegar a esas conclusiones, el equipo de investigación examinó durante 14 años los datos de 26.515 individuos, de los cuales 9.586 habían sufrido la muerte de al menos un amigo cercano.

El estudio reveló que la pérdida de un amigo cercano tiene una afectación más profunda en las mujeres.

Estos análisis revelaron una serie de consecuencias negativas experimentadas por aquellos que tuvieron un amigo cercano que murió. Más específicamente, los investigadores encontraron que las personas que estaban en duelo por la muerte de un amigo cercano sufrieron una disminución significativa en su salud física, mental, estabilidad emocional y vida social, secuelas que se extendieron hasta por cuatro años.

Hasta ahora, la mayor parte de las investigaciones realizadas se enfocaron en los efectos que puede generar la muerte de un familiar inmediato, más frecuentemente un cónyuge.

Como explica la doctora Liz Forbat, profesora en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Stirling y coautora de la investigación:

“Todos sabemos que cuando muere un cónyuge, un hijo o un padre, es probable que la persona en duelo se aflija y se sienta peor por algún tiempo después. Pero el impacto que puede tener la muerte de un amigo no se le ha dado la misma importancia”.

Pero hay descensos pronunciados en la salud y el bienestar de las personas que han tenido la muerte de un amigo, sin embargo, los empleadores, los médicos y la comunidad en general no están enfocados en brindar apoyo a los amigos en duelo.

Más apoyo

Los investigadores encontraron que las personas con vidas sociales ocupadas se vieron menos afectadas negativamente por el duelo, en comparación a las personas que socializaban menos, esto se debe a que un gran grupo de amigos ofrece apoyo durante un período de dolor.

La investigación pone de relieve la necesidad de ofrecer servicios de salud y apoyo psicológico para ayudar a estas personas.

Para las mujeres que experimentaron la muerte de un amigo cercano, hubo una disminución más aguda de la vitalidad y sufrieron un mayor deterioro de la salud mental.

El techo fundido de Notre Dame provoca niveles tóxicos de plomo en sus alrededores

Estos hallazgos, expresan los autores del estudio, plantean serias preocupaciones con respecto a la forma en que se maneja la recuperación de las personas que enfrentan la pérdida de un amigo cercano.

En este sentido, es necesario reconocer que la muerte de un amigo cercano tiene un alto costo, y en consecuencia, ofrecer servicios de salud y apoyo psicológico para ayudar a estas personas durante un período de tiempo adecuado.

Referencia: Death of a close friend: Short and long-term impacts on physical, psychological and social well-being. Plos One, 2019. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0214838

Más en TekCrispy