El penúltimo episodio de ‘Game of Thrones’ ha dado muchísimo de qué hablar, no solo porque las acciones de Daenerys nos hayan dejado estupefactos, sino por la polémica que ha causado esta temporada entre los fanáticos al no ver que sus expectativas y teorías se estén cumpliendo. Te parezca un buen episodio o no, estos son los momentos más importantes que sucedieron en el penúltimo episodio de la saga.

Aunque antes debemos advertirte que si aún no has visto el episodio no avances en esta lectura pues todo lo que viene a continuación son spoilers. Hecha la advertencia, continuamos:

La muerte de Varys

Varys ha sido uno de los personajes más importantes de toda la serie, pues siempre ha estado o a formado parte de alguna manera en los momentos más claves de todas las temporadas. Ha probado ser el auténtico protector del reino, pues todas las decisiones que ha tomado las ha hecho basándose en quién sería la persona más indicada para ocupar el Trono de Hierro. Han sido estas decisiones las que lo han llevado a perder la vida de la manera más agonizante: rostizado por el aliento de fuego de Drogon.

El gran secreto del origen de Jon Snow ha sido el centro de la conspiración de Varys, quien le pide él mismo al exbastardo que ocupe el Trono de Hierro por la falta de piedad que Daenerys ha venido mostrando en los últimos episodios. Esta movida hizo que Tyrion le advirtiera a su reina de las intenciones de Varys, lo cual lo llevó inevitablemente a su muerte.

Es interesante que Daenerys haya saltado a la conclusión de quien la había traicionado había sido Jon, ya que lo ve como un claro obstáculo para llegar al Trono de Hierro, pues tiene lo que ella no: apoyo, admiración y apoyo de quienes lo rodean.

Jon rechaza a Dany

Daenerys ha perdido básicamente todo lo que significa amor y afecto para ella, desde que nació perdió a su madre, su padre estaba loco y tuvo que huir de la ciudad con su hermano que la utilizó como un objeto para llegar al poder. Perdió a Khal Drogo y a su hijo, pero en cambio ganó ser la madre de tres dragones. Luego tuvo el amor de varios pretendientes que realmente no le movían el piso como llegó a hacerlo Jon y en cuanto se enamoró de él, descubre que es su tía. Su única mejor amiga en todo el mundo murió vilmente asesinada bajo custodia de Cersei Lannister.

No ha tenido una vida fácil y se ha anclado al único deseo que ha tenido desde muy joven: ser la Reina de los Siete Reinos. A pesar de contar con grandes ejércitos, en realidad se siente sola y la única persona en la que puede hallarse es Jon, quien la rechaza en una escena en la que básicamente se define la línea del episodio. Daenerys le pregunta a Jon si ser reina es lo único que es para él, y al besarlo, Jon se retira y Dany le dice: “De acuerdo, entonces. Que sea miedo”.

Tyrion habla por última vez con Jaime

Jaime Lannister es la persona favorita de Tyrion en todo el mundo, siempre le ha hecho saber que ha sido el único que siempre ha estado para él defendiéndolo del odio de Cersei. Aun odiando a Cersei, Tyrion escoge la felicidad de su hermano dándole como opción que huya con su gemela y el hijo que están esperando para comenzar una nueva vida. Aunque antes le pide un importante favor: entrar a King’s Landing y tocar las campanas para anunciar la rendición de la Compañía Dorada.

Es una movida muy arriesgada, tomando en cuenta que está pasando por encima de la autoridad de Dany, incluso cuando le dice “la próxima vez que me falles, será la última vez”. Esto demuestra que para Tyrion su familia sigue estando antes que cualquier cosa en el mundo, aunque sea disfuncional, además, tiene fe en la rendición para darle la victoria a Dany. Sin embargo, como vemos más adelante, las intenciones de Daenerys eran otras.

Las campanas sonaron… Pero a Dany no le importó

Sí. La fe de Tyrion en Daenerys –y la de millones de televidentes– quedó hecha ceniza al ver que su plan de anunciar su rendición detendría el plan incendiario de Daenerys no salió como lo esperaba. Ante la breve tranquilidad que sentimos con el respiro de Jon Snow, la historia dio un rumbo completamente triste al ver la cara de preocupación de Tyrion mientras escuchábamos el fuerte respiro de Drogon y la cara desorientada de Daenerys seguida de una escalada violenta en la que simplemente nadie entendió la razón.

Acto seguido, Greyworm traicionó la rendición de la Compañía Dorada, mostrando absoluta lealtad a una tirana que perdió todo el control de sus emociones. Al ver las terribles imágenes, Jon se da cuenta de que todo está mal y que alguien debe tomar cartas en el asunto, pero eso será asunto del próximo capítulo. ¿Terminará matando a Daenerys para convertirse en Azor Ahai? Ojalá, pero la lección nos dice que no hay que hacerse expectativas.

Presidente de HBO confirma que 'Game of Thrones 8' no volverá a hacerse

Arya comprende que vivir en constante venganza no es sano

En la última conversación de nuestro dúo asesino favorito, Arya y Sandor Clegane –aka The Hound–, Clegane le advierte a Arya que es hora de tomar otro camino distinto al de la venganza, y que matar a Cersei no les devolvería a sus padres ni le borraría el dolor que sintió por eso. En una poderosa escena en la que le hace mirar bien su rostro acabado por tanto luchar y desafiar a la muerte tantas veces, The Hound le dice: “Si vienes conmigo, morirás aquí” y una muy angustiada Arya –primera vez que la vemos en este estado después de muchas temporadas– le responde por su nombre: “Sandor. Gracias”.

Por todo, realmente. Sandor Clegane asumió un rol muy paternal para Arya, algo de lo que carecía tras la cruel muerte de Ned Stark. Esta despedida le permitió cerrar la puerta de ese episodio para seguir adelante como Arya Stark de Winterfell, una joven que pasó de ser una absoluta máquina asesina sin demostrar miedo alguno, a estar completamente aterrorizada por la muerte de gente inocente y por su propio futuro. ¿Querrá seguir siendo una guerrera, o ya terminó con su lista?

Cersei sabe que está perdida

Como no podía ser de otra manera, la villana más despiadada –hasta ahora– de ‘Game of Thrones’, Cersei Lannister, observa desde la Fortaleza Roja cómo el reino que tanto azotó se viene completamente abajo por las llamas de un dragón, al son de ‘Las lluvias de Castamere’, la canción que normalmente anuncia que una terrible muerte está por ocurrir.

Por primera vez en todo el show vemos a una Cersei vulnerable –incluso más que en su camino a la supuesta redención que el Gorrión le ofreció– al ver que todas sus estrategias han sido completamente obsoletas. Ya no tiene a Euron ni a la Flota de Hierro, mató a uno de los dragones de Dany, pero a esta no le hizo falta para acabar con el reino, y lo peor de todo: está separada de su gran amor, Jaime.

La sonrisa de Cersei se desdibujó poco tiempo después del ataque de Daenerys. Por primera vez se halló sin posibilidad de ganar y con miedo por lo que le pueda pasar.

Ya en el mapa de Westeros que mandó a crear, Jaime aparece en una escena que a nuestro parecer es el cierre de un ciclo para ambos personajes. Si bien no fue la muerte que tantas teorías y profecías forjaron en nuestra mente, ambos murieron juntos sin importarles nada más. Es como si todo lo que hubieran hecho en su vida se les hubiese venido encima sin ningún tipo de perdón ni salvación, ni redención, en el caso de Jaime.

Ver a Cersei decir “no quiero morir así”, fue un momento muy poderoso que ha generado muchas divisiones entre los fanáticos, pero el punto es que Cersei ya no está en el panorama y ahora tenemos otra villana a quien odiar.

Cleganbowl: Sandor vs The Mountain

Una de las escenas más increíbles de este episodio por la gran carga poética que tiene. Sandor siempre quiso vengarse de su hermano Gregor, un violento y abusivo pariente que sin piedad lo arrojó al fuego de pequeño marcándolo de por vida, no solo físicamente sino también psicológicamente. Sandor se convirtió en un ser sin descanso y sin amor que como única cosa en la vida quiso que Gregor pagara lo que le hizo.

Gregor, convertido en un asqueroso zombie silencioso que juró lealtad a Cersei, termina por medirse contra su hermano, en una pelea muy estresante en la que Sandor casi termina con el mismo destino de La Víbora Roja, el Príncipe Oberyn Martell, pero, en un giro casi karmático, Sandor se va contra su hermano hacia un abismo en llamas en el que ambos obtienen el final que merecen. The Hound obtuvo su venganza y enfrentó su miedo al fuego, mientras que The Mountain murió viendo las llamas, como obligó a su hermano mientras estaba más joven.

Jon hace retroceder al ejército

Claramente Daenerys no sigue siendo la reina para Jon, sino el próximo objetivo contra el que deberá luchar para traer la paz definitiva para los Siete Reinos. Esa mirada de Jon es la de un hombre que ha perdido la fe en la mujer a quien ama por no estar claramente en sus cabales.

Algo que ‘Game of Thrones’ nos ha enseñado a lo largo de la serie es que a veces retroceder o simplemente no participar es también un acto heroico. Ser sobreviviente de tanta violencia es salir victorioso y no sucumbir ante la venganza. Es una lección que tanto Jon como Arya han tenido que aprender en este último episodio, en el que vieron la guerra y la muerte de frente, entendiéndola como un terrible hecho en el que siempre los perdedores son los inocentes.

¿Tendrá Jon que asumir su rol como legítimo heredero al Trono de Hierro para acabar con la amenaza de Daenerys?

Estos acontecimientos definirán el final de la serie, la cual terminará como lo hizo ‘El Señor de los Anillos’, según mencionó George R.R. Martin en una entrevista en 2015. El final será agridulce, ya que a pesar de que la guerra termina, los personajes y el mundo en general nunca serán los mismos. Tendremos que esperar hasta este domingo para descubrirlo.

Más en TekCrispy