El último informe de Ernst and Young (EY) respecto al caso de QuadrigaCX reveló que las finanzas de la difunta casa de cambio canadiense no iban nada bien antes de sus cierre. Aunque aún posee $ 21 millones en activos; debe aproximadamente $ 160 millones.

El informe muestra que los activos y las deudas de la empresa se reparten entre tres subsidiarias asociadas con la casa de cambio, a saber, Quadriga Fintech Solutions, Whiteside Capital Corporation y 0984750 B. C.

George Kinsman, el empleado de EY que actuó como monitor y fideicomisario en el caso de QuadrigaCX, señaló en el informe que existe una “discrepancia material” entre la cantidad de dinero fiat y las obligaciones de criptomoneda informadas, y que la mala contabilidad fue un problema que enfrentó la empresa.

EY no pudo ubicar ninguna criptomoneda en las carteras frías de la plataforma comercial canadiense, que había estado vacía desde abril de 2018. Según el informe de EY, la casa de cambio no pudo explicar por qué las carteras no se habían utilizado durante meses.

Primer trimestre del 2019 registra robos de más de US$ 350 millones en criptomonedas

Los solicitantes no han podido identificar una razón por la cual Quadriga pudo haber dejado de usar las billeteras frías bitcoin identificadas para depósitos en abril de 2018”, reza el informe.

Recordemos que, a comienzos de febrero, los usuarios de QuadrigaCX no pudieron acceder a sus fondos por el fallecimiento del CEO y fundador de la compañía, Gerald Cotten. Y es que Cotten se llevó consigo la única contraseña para desbloquear los supuestos fondos guardados en las billeteras frías de la empresa.

Después de solicitar inicialmente la protección de los acreedores, el intercambio se declaró en bancarrota a principios del mes pasado, luego de recibir la aprobación del juez del tribunal supremo de Nueva Escocia, Michael Wood. La quiebra se estableció para permitir que la empresa vendiera activos, “incluidos, entre otros, la plataforma operativa de Quadriga”.

Más en TekCrispy