Foto: Independent UK

Una actualización del software que gobierna a los monitores de tobillo utilizados por la policía de los Países Bajos ha dejado cientos de dispositivos inactivos. Como resultado, se ha generado una interrupción en el tráfico de datos que ha impedido el correcto seguimiento electrónico de estas bandas para personas procesadas por la justicia.

El error de actualización impidió que los datos de los monitores de tobillo se transmitieran a la sala de control correspondiente en el Departamento de Justicia de los Países Bajos, impidiendo a la policía determinar la ubicación de las personas bajo arresto domiciliario, o aquellos sospechosos que fueron liberados bajo fianza.

¿Una oportunidad para escapar?

Como consecuencia, el Ministerio de Justicia y Seguridad del país se vio obligado a actuar, solucionando el inconveniente horas más tarde y poniendo bajo arresto preventivo a los sospechosos cuyo riesgo de escape era mayor.

Evidentemente, los sospechosos se enteraron del incidente cuando la policía holandesa se acercó a sus hogares durante el tiempo en que estuvieron inactivos los monitores. Aquellos que no recibieron la visita de los funcionarios, recibieron una llamada donde se les exigió registrarse en la estación de policía más cercana. De esta forma, se eliminó toda posibilidad de escape.

Hospitales de Hong Kong filtran datos de manifestantes heridos a la policía

Un software vulnerable

Lo alarmante de la noticia es que se trata de la segunda vez que la policía holandesa pierde el acceso al monitoreo de los dispositivos en menos de un año. Anteriormente, la interrupción del tráfico de datos se produjo por un día entero, lo que permitió que al menos 450 sospechosos tuvieran la oportunidad de escaparse sin problemas.

De momento, la policía afirmó que está trabajando para hacer que el sistema sea 100% confiable, sin embargo, no queda claro cuáles serán los mecanismos de acción para evitar que un incidente de este tipo vuelva a ocurrir en el país europeo.

Más en TekCrispy