Cuando la catedral de Notre Dame, de 850 años de antigüedad, se incendió a mediados del mes pasado (abril 2019), partes de su armazón, que contenían cientos de toneladas de plomo, se fundieron y ahora yacen en el suelo de la devastada infraestructura y disperso en sus alrededores.

Ahora, las autoridades sanitarias parisinas encontraron entre 10 y 20 gramos de plomo por kilogramo de tierra, por lo que advierten que los niveles de plomo en las áreas que rodean la famosa catedral sobrepasan entre 32 y 65 veces el límite recomendado de 0,3 gramos por kilogramo. El plomo puede acumularse en los tejidos corporales y causar daño al sistema nervioso.

Esta es la razón por la que debes cuidarte de las picaduras de las garrapatas

¿Riesgo de intoxicación?

Si bien los funcionarios de salud franceses evidenciaron que en los terrenos adyacentes a Notre Dame, actualmente cerrados al público, presentan altos niveles de plomo, Airparif, el ente que controla la calidad del aire en París, encontró que los niveles de contaminación no excedían los niveles normales después del voraz incendio, por lo que dejaron saber que no hay riesgo de inhalación aérea de partículas de plomo.

Hasta ahora, no está claro si la reconstrucción del techo de Notre Dame incluirá nuevamente paneles de plomo.

Las autoridades agregaron que el efecto es “muy localizado” y es probable que solo afecte las áreas abiertas donde el polvo pudo asentarse durante el incendio.

Hasta ahora, no ha habido reporte sobre algún caso de intoxicación por plomo, pero los expertos puntualizan que este tipo de afectación solo se produce como respuesta a largos periodos de exposición al elemento contaminante, en este caso, el plomo.

El principal peligro es el polvo de plomo que podría cubrir las superficies de las casas y negocios cercanos. Para reducir el riesgo de intoxicación por plomo, las autoridades han recomendado limpiar con un paño húmedo cualquier superficie que pudiera verse afectada por el polvo lleno de plomo, y que las mujeres embarazadas y los niños se laven las manos con frecuencia.

El plomo y Notre Dame

El plomo es un material de construcción atractivo por varias razones; en primer lugar, es maleable, lo que lo hace útil edificar cúpulas y otras estructuras que tienen formas complejas, y en segundo, el plomo es duradero, no se oxida, por lo que desde tiempos remotos ha sido un material popular para construir techos.

Toneladas de plomo utilizado en la construcción del techo y torre de Notre Dame se fundieron en el voraz incendio que devastó la afamada catedral.

Como señala Richard Wittman, un historiador de arquitectura en la Universidad de California, Santa Bárbara:

“El plomo se usaba en la fabricación de techos desde la antigüedad y su uso era muy común en los edificios medievales. Los constructores sabían que si un techo de plomo se construía correctamente, básicamente duraría para siempre”.

Los líquidos de cigarrillos electrónicos pueden ser tan perjudiciales como la nicotina

El ahora destruido techo de Notre Dame estaba hecho de vigas roble virgen cortado en 1160, cubierto con grandes y delgados paneles de plomo. Los informes de los medios sobre el incendio estiman el peso de ese plomo en 210 toneladas. La torre, de más de 90 metros de altura, también fue elaborada con madera y plomo, y se calcula que su construcción incluyó unas 750 toneladas de plomo.

No está claro si la reconstrucción del techo de Notre Dame incluirá nuevamente paneles de plomo. Los edificios modernos suelen usar materiales más ligeros y más baratos, pero los techos de plomo todavía se usan en restauraciones históricas.

Referencia: Notre Dame’s melted roof leaves astronomical lead levels. Associated Press, 2019. https://bit.ly/2HdBneO

Más en TekCrispy