Imagen: Reuters

El Departamento de Justicia (DoJ) de EE.UU. ha presentado una acusación formal contra dos hackers chinos que presuntamente robaron los datos personales de más de 79 millones de usuarios de la aseguradora Anthem Inc. en el año 2015.

¿Espionaje chino sin razones?

El hackeo a Anthem ha sido de gran importancia para la opinión pública estadounidense, no solo por tratarse de una de las mayores violaciones de seguridad de todos los tiempos, sino también por las acusaciones del gobierno contra China y sus presuntos vínculos con los hackers. En ese momento, los delincuentes sustrajeron nombres de usuarios, direcciones de residencia, fechas de nacimiento, números de Seguro Social e incluso información de empleo de los clientes de Anthem.

Sin embargo, la acusación presentada hoy por el DoJ contra los dos ciudadanos chinos no presenta ninguna señal sobre los motivos que tuvieron los presuntos hackers o cuál era el vínculo que tenían con Pekín. El documento judicial acusa a Fujie Wang, de 32 años, y a otro ciudadano chino no identificado, quienes utilizaron técnicas ‘extremadamente sofisticadas’ para hackear las redes informáticas de Anthem.

Trump firma decreto que sienta las bases para la prohibición de equipos de Huawei

Asimismo, se acusa a los dos individuos de otras tres violaciones a redes corporativas, propiedad de una compañía de materias primas, una firma de comunicaciones y una empresa tecnológica. Para estos casos, el DoJ tampoco ofreció una explicación concisa de los motivos de los hackers o cuál era su objetivo.

Acusaciones sin fundamentos

Donald Trump y Xi Jinping / Reuters

El hecho de que el DoJ no presente pruebas sobre el presunto vínculo de estos hackers con el gobierno chino no es algo nuevo. Anteriormente, la institución ha denunciado una campaña de espionaje orquestada por Pekín desde el 2006, sin embargo, ni EE.UU. ni sus aliados han podido presentar pruebas concretas de estos ataques. La acusación de hoy es otra prueba de ello.

En medio de las tensiones comerciales entre China y EE.UU., los cargos contra Wang y compañía no son más que “alegatos”, por lo que ambos podrían ser inocentes hasta que se demuestre lo contrario.

Más en TekCrispy