Cuando pensamos en un robot, por lo general imaginamos una máquina rígida y hecha de metal que suele moverse con escasa agilidad. Sin embargo, los científicos están desarrollando nuevas técnicas para permitir que los robots se muevan fácilmente en entornos difíciles, y que puedan incluso liderar las próximas misiones espaciales de la humanidad.

Dos pasantes de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), están desarrollando una serie de modelos de robots suaves que podrían utilizarse para una misión futura a la Luna. Sus nombres son Chuck Sullivan y Jack Fitzpatrick, y actualmente trabajan para el Centro de Investigación de la NASA en Hampton, Virginia.

Fitzpatrick explicó que cuando el robot blando es activado, la manera en que se utiliza las propiedades del material se ve modificada. Por ejemplo, la goma que forma el dedo del robot puede cambiar de forma esta parte de la máquina para adaptarse al entorno.

Robótica suave y flexible

Los investigadores explican que los robots blandos ofrecen múltiples ventajas, ya que más allá de adaptarse a nuevos recorridos, pueden ser reparados y reemplazados de forma fácil y económica. Estos robots comparten algunas cualidades con los seres vivos, como la posibilidad de ampliar drásticamente su rango de movimiento para atravesar obstáculos.

A pesar que el diseño de los pasantes aún se encuentra en fase de prueba, los resultados han sido positivos hasta el momento. Sullivan y Fitzpatrick están desarrollando los modelos robóticos con una impresora 3D, con la cual crean un molde al que posteriormente agregan diversos tipos de ingredientes flexibles como la silicona. A través de un comunicado, la NASA explicó:

Por diseño, el dispositivo tiene cámaras, o compuertas de aire, que se expanden y comprimen en función de la cantidad de aire que contienen.

En este momento, los dos pasantes están probando su diseño mediante diversos conductos en las compuertas de aire, lo que les da la posibilidad de controlar la forma en que el robot se mueve. Al realizar ajustes de la cantidad de aire que pasa por la compuerta, el robot puede moverse y flexionarse como lo haría un músculo humano.

Aplicando la movilidad y la unión

La movilidad es una propiedad de la robótica que se describe como la manera en que un robot se mueve en su entorno, mientras que la unión es una característica de los robots que les permiten unir su estructura con diversos fines, como adaptar su cuerpo para refugiarse en un determinado lugar.

Otra propiedad de la robótica es la nivelación, y se basa en la capacidad de los modelos para crear superficies. En este caso, los robots de los pasantes de la NASA pueden habilitarse para rellenar espacios en la superficie lunar, así como también incorporar resistencia a los materiales que ya existen en la Luna.

Sullivan explicó que las pruebas de los modelos se extenderán hasta septiembre, y que sus dispositivos podrían combinar la movilidad y la unión para ser más ágiles. Los aprendices recibirán la asesoría de los expertos de la agencia durante el proceso para continuar su investigación.