Las prácticas de meditación y sus efectos psicológicos y neurobiológicos han sido estudiadas ampliamente. Gran parte de la investigación se ha centrado en los aspectos beneficiosos y muestra a la meditación como una panacea para una gran cantidad de enfermedades psico-físicas.

Sin embargo, hasta hace poco, la investigación contemporánea ha prestado poca atención a aspectos particularmente desagradables de la meditación, como por ejemplo, la sensación de ansiedad, miedo, emociones o pensamientos distorsionados.

Indagando sensaciones

Desde una perspectiva clínica y científica, aún no está claro sí, y cómo, la meditación está implicada en experiencias particularmente desagradables y cómo medirlas, investigarlas o incluso definirlas adecuadamente.

Las personas con niveles más altos de pensamiento negativo repetitivo tuvieron más probabilidades de tener experiencias desagradables asociadas con la meditación.

En este sentido, los resultados de un estudio realizado por investigadores del Colegio Imperial de Londres, muestran que hasta una cuarta parte de las personas que meditan regularmente han experimentado estados mentales negativos como resultado de la meditación, incluida la ansiedad y el miedo.

Para llegar a esas conclusiones el equipo de investigación encuestó a 1.232 personas con edades comprendidas entre 18 y 82 años, que habían meditado al menos una vez por semana durante al menos dos meses.

Se les preguntó a los voluntarios si alguna vez habían sentido alguna “experiencia particularmente desagradable”, incluida la ansiedad, el miedo o las emociones perturbadas, atribuibles a su práctica de meditación. Un poco más del 25 por ciento informó haberlo hecho.

No se les preguntó sobre la gravedad de sus experiencias o si ocurrieron específicamente durante una sesión de meditación.

Patrones emocionales

Las personas que habían asistido previamente a un retiro de meditación y aquellas que tenían niveles más altos de pensamiento negativo repetitivo, mostraron tener más probabilidades de informar experiencias desagradables asociadas con la meditación.

La meditación se suele presentar como una panacea para una gran cantidad de enfermedades psico-físicas.

Curiosamente, los participantes religiosos, particularmente las mujeres, tuvieron menos probabilidades de reportar experiencias particularmente desagradables relacionadas con la meditación.

A los participantes también se les preguntó sobre los tipos de meditación que practicaban. La encuesta encontró que aquellos que solo practicaban tipos deconstructivos de meditación, como la Vipassana y el Zen Budista, tenían más probabilidades de reportar estados mentales negativos que aquellos que solo practicaban otros tipos, como la Atención Plena.

La meditación deconstructiva implica contemplar la naturaleza de la experiencia consciente y los patrones emocionales.

Si bien el equipo no estudió los desencadenantes de estas experiencias desagradables, los investigadores dejan saber que una posible explicación podría ser que las prácticas de meditación deconstructiva animan a los meditadores a reflexionar sobre la naturaleza impermanente de los pensamientos y sentimientos.

Referencia: Unpleasant meditation-related experiences in regular meditators: Prevalence, predictors, and conceptual considerations. Plos One, 2019. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0216643