Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia y de la Universidad de Vanderbilt en Estados Unidos, han desarrollado un novedoso método para abordar la escasez crítica de órganos para trasplante, específicamente pulmones.

El equipo desarrolló una plataforma de circulación cruzada que puede mantener la viabilidad de un pulmón donante hasta por 56 horas, lo que proporciona el tiempo suficiente para reparar cualquier daño pulmonar antes de que se realice el trasplante.

Particularmente vulnerables

Cuando los casos de insuficiencia cardíaca no pueden tratarse con sistemas mecánicos de soporte circulatorio, los pacientes con enfermedad pulmonar en etapa terminal tienen menos opciones, lo que hace que el trasplante de pulmón sea la alternativa de tratamiento más atractiva.

Este nuevo enfoque ofrece el tiempo suficiente para  la recuperación de pulmones severamente dañados.

Sin embargo, este tratamiento está limitado por el escaso número de órganos de donantes apropiados. Esta carencia se debe a que los pulmones son particularmente vulnerables a sufrir un daño irreversible antes de ser implantados, lo que provoca que se descarte hasta el 80 por ciento de los pulmones de donantes disponibles.

En lo que fue un primer paso para revertir esta precaria situación, en un trabajo previo realizado en pulmones de cerdo, el equipo puedo restaurar completamente la función de los pulmones lesionados por isquemia, una condición que causa daño debido a la falta de suministro de oxígeno, al mantener la función pulmonar durante 36 horas, gracias a la plataforma de circulación cruzada.

Ahora, el equipo ha aplicado esta nueva tecnología para reparar el daño pulmonar resultante de la aspiración gástrica, la causa más común de rechazo pulmonar por parte de los donantes.

La aspiración gástrica se caracteriza por la lesión grave del epitelio pulmonar, que resulta de la entrada de material gástrico en el tracto respiratorio, lo que hace que el pulmón sea inaceptable para el trasplante.

Soporte pulmonar

Actualmente, los sistemas de soporte pulmonar están limitados a solo 6 a 8 horas, lo que hace imposible la reparación de este tipo de daño. Sin embargo, este nuevo enfoque ha demostrado que los pulmones lesionados por aspiración gástrica pueden mantenerse hasta por 56 horas, lo que permite su regeneración a través de repetidas intervenciones terapéuticas.

Hasta el 80 por ciento de los pulmones de los donantes se rechazan por lesiones graves pero potencialmente reversibles.

La doctora Gordana Vunjak-Novakovic, profesora en el Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Columbia y coautora de la investigación, comentó:

“Durante siete años, hemos trabajado diligentemente para desarrollar nuevas tecnologías para el mantenimiento y la recuperación de los órganos del donante. Ahora tenemos el equipo y la tecnología para llevar esta investigación a los pacientes, haciendo que haya más pulmones de donantes disponibles para el trasplante”.

En el futuro, el equipo tiene planes para evaluar más a fondo las capacidades funcionales de los pulmones trasplantados, además de evaluar la seguridad de este método utilizando modelos de animales inmunodeprimidos.

Los investigadores creen que el método desarrollado se puede usar para examinar la regeneración de otros órganos dañados, como corazones, riñones e hígados, expandiendo las reservas de donantes al rescatar órganos gravemente lesionados.

Referencia: Regeneration of severely damaged lungs using an interventional cross-circulation platform. Nature Communications, 2019. https://doi.org/10.1038/s41467-019-09908-1