La base de todo lo que conocemos parte de una idea. Grandes edificios, teorías, obras de arte, etcétera, tienen su origen vital en una sinapsis entre nuestras neuronas generando el inicio para todo gran proyecto.

La creatividad ha sido ampliamente estudiada a lo largo de la historia, muchas teorías han ido y venido, sin embargo, hay muchísimos aspectos aún desconocidos dentro de todo nuestro entramado cerebral.

De dónde vienen las ideas: derrumbando un viejo mito

Desde que estamos en la escuela se nos ha enseñado que nuestro cerebro está dividido en dos: hemisferio izquierdo y derecho, siendo el izquierdo el responsable de las tareas lógicas y racionales (Matemáticas, ciencias puras, finanzas, entre otras) y a su vez el derecho, el encargado de impulsar nuestro lado más artístico (Pintura, música, poesía, entre otras)

Sin embargo, la universidad de Standford y muchos otros institutos han descubierto que las ideas y procesos creativos conllevan una participación de muchísimas partes del cerebro de manera conjunta a través de tres grandes redes neuronales (Red de la atención ejecutiva, red de imaginación y red de relevancia).

Para saber más sobre este tema puedes entrar aquí

Neuromarketing: el espacio ideal entre la ciencia y el arte

Muchas veces se ha planteado esta disyuntiva: ¿El marketing es ciencia o arte? Se le hizo esta pregunta al jefe de creativo de Pixar, John Lasseter y respondió lo siguiente “El arte reta a la tecnología y la tecnología inspira al arte”.

El neuromarketing y la neurocreatividad buscan crear esa sana tensión entre estos dos mundos. Toman ideas muy creativas y las prueban de distintas maneras para obtener un resultado óptimo, siempre tomando en cuenta las respuestas e indicios que nos aporta nuestra propia mente.

Neuromarketing en la práctica

La famosa empresa de dulces, Kinder, probó cómo reaccionaron sus clientes ante diversas posiciones en donde situaban su logotipo, optimizando por supuesto su propia identificación de marca en todos sus productos. Por su parte Unilever’s Lynx estudió reacciones faciales en una muestra considerable de personas para saber cuándo resulta más efectivo hacer los cortes en sus videos.

Otro ejemplo es la de la agencia italiana Ottosunove, en medio de su trabajo para posicionar el café Segafredo en Polonia probaron todo lo que tenían avanzado en diversas pruebas de neuromarketing y los resultados fueron negativos. Tuvieron que rehacer el storyboard y el concepto de la campaña para optimizar al máximo sus resultados.

¿El fin de las ideas tal como las conocemos?

Las ideas y la creatividad seguirán siendo una actividad esencialmente humana. Actualmente los estudios en esta área van en aumento sin embargo nuestro cerebro es tan complejo que aún falta muchísimo por recorrer.

En las ideas se encuentra la génesis a todo lo que conocemos hoy en día, el neuromarketing y la neurocreatividad solo se prestan para optimizar dichos procesos, no obstante, lo más asombroso, es que estos grandes avances que vivimos aún provienen de lo más profundo de nuestros cerebros.

Más en TekCrispy