Un grupo de inquilinos del edificio Hell’s Kitchen ubicado en la ciudad de New York han ganado una demanda en contra del propietario del edificio por violar su derecho a la privacidad.

De acuerdo con la fuente, luego de una demanda introducida en marzo de este año por parte de cinco inquilinos, un juez de un tribunal civil de Manhattan firmó un acuerdo de conciliación entre propietarios e inquilinos.

Un acuerdo

Un acuerdo que fue aprobado el día de ayer y que ordena a los propietarios que proporcionen las llaves físicas de los apartamentos a los inquilinos que no deseen utilizar estas cerraduras inteligentes para ingresar a sus apartamentos.

Un nuevo sistema de acceso

En septiembre del año pasado, los propietarios de este edificio en New York decidieron implementar cerraduras inteligentes Latch en el edificio, sin evaluar todos los casos a la hora de implementar esta tecnología.

Pues, como mencionan Mary Beth McKenzie y su esposo Tony Mysak, esta medida les ha traído muchos inconvenientes no solo a nivel de privacidad, sino también a nivel de accesibilidad.

Diversos problemas

McKenzie menciona que su esposo de 93 años quedó atrapado en su apartamento por no lograr utilizar su teléfono para desbloquear la cerradura inteligente.

A parte de ello, la inquilina ha mencionado que esta tecnología atenta contra su privacidad, ya que su aplicación puede recopilar datos de ubicación de los usuarios y utilizarlos con fines de marketing.

Una barrera tecnológica

En este sentido, se conoció que la compañía propietaria de las cerraduras inteligentes ha mencionado que el software de la cerradura no recopila ni almacena datos de GPS, ni mucho menos comparte información personal de los usuarios con terceros con fines de marketing.

Una demanda que coloca una barrera entre la tecnología y los usuarios, pero que sin duda alguna marcará un precedente para las compañías que utilizan estos datos con fines no claros.