Un nuevo informe de Forbes ha dejado en evidencia un acuerdo millonario alcanzado entre las autoridades de inmigración de EE.UU. y una reconocida compañía de hackeo de iPhone. En concreto, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) ha invertido US$ 820,000 en la tecnología de desbloqueo de iPhone de Grayshift.

Grayshift es conocida por fabricar el software GrayKey, el cual ha sido considerado como la mejor herramienta para desbloquear el iPhone, dedicada a policías y agencias de inteligencia, quienes buscan ingresar a los dispositivos para encontrar información relevante que pueda contribuir en la resolución de investigaciones criminales.

En octubre pasado, Apple dijo que la versión 12 de su sistema operativo iOS 12 bloquearía esta herramienta de hackeo, sin embargo, todo indica que con este nuevo acuerdo, Grayshift seguirá encontrando maneras de acceder a los iPhone bloqueados para invadir la privacidad de los usuarios.

Forbes reveló además que el contrato entre el ICE y Grayshift incrementó la inversión de la agencia con la empresa en más de US$ 1.2 millones, ya que anteriormente, ambas entidades concretaron un acuerdo de US$ 384,000. Asimismo, el nuevo contrato público más grande que Grayshift ha firmado hasta la fecha, después de haber firmado una colaboración con el Servicio Secreto estadounidense por US$ 484,000.

¿Qué pasaría en la industria tecnológica si China deja de vender "tierras raras" a EE.UU.?

En 2017, varios grupos de derechos civiles demandaron al gobierno federal por llevar a cabo estas búsquedas sin sospechar que, en efecto, los iPhone involucrados en las investigaciones tenían información relevante. De hecho, estos grupos afirman que el desbloqueo del iPhone por parte de Grayshift representa una clara violación de la Primera y la Cuarta Enmienda de la Constitución de EE.UU.

Forbes finalizó su informe asegurando que Grayshift tiene la capacidad de desbloquear incluso los móviles más recientes de Apple, incluyendo el iPhone XR, el XS y el iPhone XS Max. De hecho, la compañía ha presentado elementos de hackeo avanzados que implican un acuerdo de “no divulgación” por parte de los clientes a los que vende su software.

Más en TekCrispy