Foto: Reuters

Además de ser una plataforma de entretenimiento y el hogar de miles de bloggers e influencers, YouTube también se ha convertido en una compañía que contribuye significativamente al cambio climático.

Un nuevo estudio de la Universidad de Bristol ha revelado que la empresa emitió aproximadamente 11 millones de tonelada de dióxido de carbono (CO2) solo en 2016, casi la misma cantidad de CO2 emitida por Zimbabue o Luxemburgo.

La razón de esta amplia huella de carbono que la compañía está dejando en el mundo se debe a la gran cantidad de energía que YouTube necesita para alimentar sus servidores y las redes informáticas que permiten a los usuarios consumir más de 1,000 millones de horas de videos diariamente.

Los investigadores de Bristol consideran que con un ligero cambio en el diseño, la compañía podría reducir sus emisiones entre 100,000 y 500,000 toneladas de CO2 cada año. La modificación implica que la pantalla se mantenga inactiva mientras los usuarios escuchan audio, una función que está disponible únicamente para los usuarios de YouTube Premium. Para los usuarios gratuitos de la plataforma, escuchar música implica mantener la plataforma abierta y la pantalla activa.

Según los investigadores, si YouTube ejecuta este cambio, la reducción equivaldría al consumo de energía anual de 30 mil hogares del Reino Unido. Daniel Schien, coautor del estudio, considera que el “modo de radio” es un elemento de sostenibilidad que todas las compañías de tecnología podrían ejecutar para reducir su huella de carbono.

Asimismo, los expertos recomiendan deshabilitar la reproducción automática de videos, o impedir que los canales de podcast reproduzcan nuevos episodios si existe algún retraso. En todo caso, los autores consideran que reducir el consumo de energía depende de cada compañía.

Los datos utilizados para este estudio fueron extraídos de la información pública de YouTube y de los resultados de consumo energético de Netflix, cuyos niveles de eficiencia en redes son similares a los de la plataforma de Google. El estudio se presentará en un par de días en una conferencia sobre sistemas informáticos y su influencia en la humanidad, que se realizará en Glasgow, Escocia. Por ahora, YouTube no ha emitido comentarios al respecto.

Referencia: Evaluating Sustainable Interaction Design of Digital Services: The Case of YouTube. CHI ’19 Proceedings of the 2019 CHI Conference on Human Factors in Computing Systems. Paper No. 397. DOI: 10.1145/3290605.3300627