Una investigación realizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas inglés) de EE.UU., ha revelado que los componentes químicos de los protectores solares no solo pueden penetrar a través de la piel, sino que son absorbidos por el torrente sanguíneo. En este sentido, las personas que utilizan regularmente estos protectores, podrían estar recibiendo ingredientes activos a niveles más altos de lo que sus cuerpos pueden soportar.

En una editorial adjunta al estudio, el ex presidente de la FDA, Robert Califf, y el editor en jefe de dermatología en Journal of the American Medical Association (JAMA), escribieron:

Los protectores solares no han sido sometidos a pruebas estándar de seguridad de medicamentos, y los clínicos y consumidores carecen de datos sobre los niveles sistémicos de medicamentos a pesar de décadas de uso generalizado.

El estudio involucró la participación de 24 personas, quienes recibieron indicaciones para aplicar 1 de 4 tipos de aerosol o crema protectora. La aplicación sobre la piel debía realizarse 4 veces al día durante 4 días en todas las zonas que no estaban cubiertas por traje de baño.

¿Cuáles ingredientes absorbe el torrente sanguíneo?

Los investigadores analizaron la concentración de avobenzona, ecamsule, octocrileno y oxibenzona en la sangre de los participantes. Según la FDA, si el nivel de absorción supera los 0,5 ng/ml, es recomendable realizar una evaluación toxicológica “no clínica”, donde se incluirá un estudio de carcinogenicidad sistémica y otros análisis de reproducción y desarrollo.

Para los ingredientes evaluados en el primer día del estudio, los investigadores de la FDA encontraron que los niveles de productos químicos fueron superados, e incluso tres ingredientes permanecieron en la sangre durante una semana.

En el caso de la oxibenzona, las concentraciones alcanzaron el torrente sanguíneo dos horas después de aplicar el protector y registraron 20 ng/ml el día 7 de la investigación. Anteriormente, la FDA había incluido estos ingredientes químicos en una lista de productos que requerían mayor investigación antes de ser marcados como “seguros”.

Theresa Michele, jefa de la división de productos farmacéuticos de venta sin récipe de la FDA, dijo a NBCNews que estos resultados no necesariamente implican que las personas deben dejar de utilizar protector solar. Por su parte, la Academia de Dermatólogos de EE.UU. (AAD, por sus siglas en inglés) ha emitido un comunicado donde insta a las personas a continuar utilizando protectores solares y algunas medidas adicionales de seguridad.

De hecho, el comunicado afirma que los usuarios deben utilizar protectores con un SPF (Factor de Protector Solar) de 30. Así lo reveló el presidente de la AAD, George J. Hruza, quien aseguró además:

Estos ingredientes de protección solar se han utilizado durante varias décadas sin que se informen efectos secundarios internos en los seres humanos (…) El cáncer de piel es el cáncer más común en EE.UU., y los dermatólogos ven el impacto que tiene en la vida de los pacientes todos los días. La exposición sin protección a los rayos ultravioleta del sol es un factor de riesgo importante para el cáncer de piel.

Por su parte, las recomendaciones de la FDA con respecto a los protectores implican el uso de estos productos con un SPF de 15 o incluso más cada dos horas, incluso en los días en los que no haya mayor exposición al sol. Asimismo, la agencia recomienda limitar el tiempo al sol entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde.

Referencia: Effect of Sunscreen Application Under Maximal Use Conditions on Plasma Concentration of Sunscreen Active Ingredients. JAMA. Published online May 6, 2019. DOI:10.1001/jama.2019.5586