En el año 1969 un poderoso terremoto de magnitud 7,9 azotó las costas de Portugal. Desde entonces, este sismo ha desconcertado a algunos geólogos, particularmente por la ubicación de su epicentro.

Normalmente, se esperaría ver fallas, montañas submarinas u otros signos de actividad tectónica cerca del epicentro de un terremoto tan poderoso, pero en este caso, el epicentro se ubicó es una región plana, sin los rasgos distintivos esperados.

Examinando placas tectónicas

Luego de décadas de incertidumbre, un equipo de geólogos puede tener la explicación: enterrada a unos 250 kilómetros por debajo del lecho marino cerca de Portugal se encuentra una anomalía masiva que parece haberse formado cuando el fondo de una placa tectónica comenzó a despegarse de su parte superior.

Los investigadores crearon modelos numéricos para probar la hipótesis de que la parte inferior de una placa tectónica se está desprendiendo de su parte superior, lo que se conoce como delaminación.

El equipo sugirió que los hallazgos podrían representar el inicio de la formación de una zona de subducción. Sería la primera vez que los científicos observan directamente tal actividad dentro de las placas tectónicas, una actividad que sugiere que Europa se encuentra en las primeras etapas de un viaje tectónico de centímetros por año a Canadá.

Curiosamente, varios geólogos han teorizado que podría existir una masa en forma de goteo a unos 250 kilómetros por debajo de la superficie. En 1975, el geólogo Michael Purdy incluso generó una imagen que tiene una sorprendente similitud a los hallazgos recientes. En 2012, un equipo pudo identificar la masa utilizando ondas sísmicas, y en 2018, un equipo usó la tecnología de tomografía de onda P teleseísmica P 3D para examinar la anomalía una vez más.

Parte inferior desprendida

Para este estudio, los investigadores crearon modelos numéricos para examinar por qué se producen terremotos en esta extraña masa, y para probar la hipótesis de que la masa se originó por el desprendimiento de la parte inferior de la placa tectónica de su parte superior, un proceso que se conoce como delaminación.

Los hallazgos del estudio podrían representar los inicios de una zona de subducción oceánica, algo nunca antes observado.

Los autores argumentan que la clave de este fenómeno probablemente se encuentra en una capa aparentemente inocua en medio de la placa tectónica. Trabajos anteriores sugirieron que el agua que se ha filtrado a través de la lámina de fracturas de la placa oceánica, reacciona con las rocas debajo de la superficie, transformándolas en minerales verdes suaves, un proceso conocido como serpentinización.

Probablemente, explican los investigadores, esta capa proporcionó la debilidad suficiente para permitir que el fondo más denso de la placa se desprenda. Los científicos creen que la exfoliación tectónica puede ser común en las placas continentales gruesas y posiblemente incluso en zonas de subducción antiguas, pero nunca se ha documentado antes en las placas oceánicas vírgenes.

Los autores del estudio expresaron que la identificación de un primer caso de delaminación litosférica oceánica sin duda contribuirá a mejorar nuestra comprensión de la dinámica de las placas tectónicas de la Tierra.

Referencia: Delamination of oceanic lithosphere in SW Iberia: a key for subduction initiation? Geophysical Research Abstracts., 2019. https://bit.ly/2LvO5eg