Luego de haber recibido una demanda por parte de Charlie Kessler, ‘Stranger Things’ se salva de la “guillotina” a tan solo 48 horas del juicio. Kessler, quien alegaba que los hermanos Matt y Ross Duffer habían plagiado su idea original ‘The Montauk Project’, se retractó y, según sus abogados, decidió abandonar el caso.

Justo cuando Hollywood estaba a punto de ser testigo de uno de los mayores juicios por presunto plagio, el demandante decide dejar las cosas así y no proceder a declarar ante un juez. Lo que empezó como un caso interesante, en el cual parecía que Kessler podía tener las de ganar, terminó como un caso desestimado y una demanda cerrada.

Se desconoce si hubo algún acuerdo monetario de por medio, pero el demandante emitió una declaración en la que aceptaba y reconocía que el programa creado por los hermanos Duffer eran “independientes”, lo que quiere decir que en ningún momento fueron tomadas de otra parte.

“Después de escuchar el testimonio de deposición esta semana del experto legal que contraté, ahora me parece que, independientemente de lo que haya creído en el pasado, mi trabajo no tuvo nada que ver con la creación de ‘Stranger Things’. Los documentos de 2010 y 2013 demuestran que los Duffers crearon su programa de manera independiente. Como resultado, retiré mi reclamo y no haré más comentarios sobre este asunto”, dijo.

Los hermanos Duffer, quienes están a punto de estrenar la tercera temporada del show que les ameritó una demanda, sin duda se “salvaron” misteriosamente de un evento que de seguro pondría una mancha en su reputación bastante complicada de quitar.

Demanda sin fundamentos

Justo cuando parecía que el caso llegaría a juicio –aun cuando tanto los hermanos Duffer como Netflix habrían advertido de que información financiera podría salir a la luz, perjudicando así a las partes demandas– las señales de una demanda innecesaria se estaban haciendo notar.

Kessler, quien inició todo alegando que se tomaron ideas del guión de su proyecto presentado en el Festival de Cine de Tribeca 2014, para el fin de semana pasado notificó que existiría una reducción en las reclamaciones. Los reclamos estarían basados únicamente en el documental que supuestamente el demandante había llevado a cabo con los hermanos Duffer, en los datos del sitio web y en una conversación de hace cinco años que supuestamente involucraba a un policía.

Ahora, a dos días antes del juicio –este se estaría realizando el día de hoy– el demandante decidió abandonarlo todo, pero quiere dejar bien en claro que esto no fue, de ninguna manera, un acuerdo entre las partes.

Los Duffer, quien le han significado una serie exitosa a la plataforma de Netflix, sin duda esquivaron un bala que podría haber resultado en heridas graves para la reputación de los creadores, sobre todo a meses del estreno de la tercera temporada de la serie que estaba en el ojo del huracán.

Por su parte, Netflix, que seguramente está más que aliviado de que, al igual que con la demanda por ‘Sabrina’, todo se solucionara sin llegar a la corte, también emitió unas declaraciones.

“Como hemos dicho todo el tiempo, ‘Stranger Things’ es una creación original innovadora de The Duffer Brothers. Estamos orgullosos de este espectáculo y de nuestros amigos Matt y Ross, cuya visión artística dio vida a ‘Stranger Things’, y cuya pasión, imaginación. Y, el trabajo incansable junto a nuestro talentoso reparto y equipo lo convirtió en una serie exitosa y premiada, muy apreciada por los espectadores de todo el mundo”.

Estas, en contraste con las de Kessler, aseguran de que sí existió una negociación parcial de por medio que les ayudó a ponerle fin a esta “demanda sin fundamentos”.