Los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Washington en San Louis, muestran que tanto las mujeres como las ratas cambian sus horarios diarios hasta unas pocas horas durante el primer tercio de su embarazo.

El hallazgo es relevante porque aunque se sabe que el aborto espontáneo, el parto prematuro y otras complicaciones graves durante el embarazo están vinculadas a las interrupciones en el ritmo circadiano, no se cuenta con una comprensión plena de esta relación.

Ritmos circadianos y embarazo

Casi todos los organismos tienen un reloj biológico que se mantiene a diario, conduciendo ritmos de comportamiento y fisiología de 24 horas. Estos ritmos implican ciclos de sueño y vigilia, metabolismo, secreción de hormonas, nivel de actividad y otros procesos físicos, y pueden influir en la reproducción de muchas especies, incluidos los humanos.

Los hallazgos de este estudio apuntan hacia un mejor entendimiento de cómo el ritmo circadiano normal apoya un embarazo saludable.

El cronotipo es la propensión a que una persona duerma a una hora determinada durante un período de 24 horas. Las alteraciones de estos procesos, conocidas como la cronodisrupción, pueden ser causadas por factores como el trabajo por turnos, la alteración de la zona horaria asociada a viajes o mutaciones genéticas, y se asocian con resultados reproductivos deficientes.

Para tener una mejor compresión de cómo los ritmos circadianos influyen en el embarazo, el equipo de investigadores realizó un seguimiento de 39 mujeres, como parte de un estudio más amplio y continuo de 1.000 nacimientos.

Las participantes del estudio usaron relojes de pulsera que monitorizaban continuamente sus periodos de actividad y descanso diarios durante un periodo de dos semanas completas antes de intentar concebir. Una vez que las mujeres se enteraron de que estaban embarazadas, volvieron a ponerse los relojes por el resto del embarazo.

En complemento, los investigadores siguieron estos mismos periodos de actividad y descanso en ratas preñadas.

Horario adelantado

Estos seguimientos revelaron que tanto las ratas como las mujeres adelantan su horario de actividad diaria hasta unas pocas horas durante el primer tercio de su embarazo.

El ritmo circadiano controla los ciclos de sueño y vigilia, metabolismo, secreción de hormonas, nivel de actividad y otros procesos físicos.

En las ratas, este adelanto en el patrón diario de actividad y descanso fue detectable al tercer día de embarazo y persistió hasta 10 días antes del parto. De modo análogo, el adelanto del horario diario en las mujeres embarazadas volvió gradualmente a la normalidad antes del parto.

El investigador Erik Herzog, catedrático en el Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington y autor principal del estudio, explicó:

“Lo que observamos es que al comienzo del embarazo, tanto ratas como mujeres, adelantaron su periodo de actividad, pero no parecen dormir más o estar más activas durante su embarazo temprano. Es solo un cambio en su horario diario”.

En última instancia, señalan los autores del estudio, los hallazgos de esta investigación, nos lleva un paso más cerca de entender cómo el ritmo circadiano normal apoya un embarazo saludable.

Referencia: Pregnancy Induces an Earlier Chronotype in Both Mice and Women. Journal of Biological Rhythms, 2019. https://doi.org/10.1177/0748730419844650