Un niño de 9 años de edad estuvo a punto de perder la audición luego de que una garrapata se alojara en su oído derecho. Después de sentir zumbidos y ruidos persistentes en el oído cuando se encontraba en el patio de la escuela, el niño de Connecticut fue llevado al hospital Yale-New Haven, donde los médicos procedieron a realizar los análisis para determinar la causa.

El procedimiento de eliminación de la garrapata se informó en la edición del día de hoy de la revista New England Journal of Medicine. Los doctores David Kasle y Erik Waldman fueron los encargados de llevar a cabo el procedimiento, utilizando primero un microscopio operatorio para corroborar la presencia del ixodoideo, sin embargo, en la revisión preliminar no se logró eliminarlo.

Por ello, el niño fue remitido a la sala de cirugía general, donde luego de inyectarle anestesia local, los médicos lograron observar las patas del animal enterradas en la membrana del tímpano. Por fortuna, la capa que se desprende de esta estructura indispensable de la audición permaneció “intacta”.

Con el uso de un microscopio, los médicos utilizaron un gancho pequeño para desprender la garrapata del oído interno del niño, logrando extraerla con éxito sin encontrar evidencia de señales de enfermedad sistémica. Waldman y Kasle dijeron que el niño no había sufrido ningún daño en el tímpano y que las consecuencias del “enganche” de la garrapata habían sanado sin problemas.

El Dr. Darius Kohan, especialista en otología del Hospital Lenox Hill de Nueva York, dijo a EJ Mundell de HealthDay que el canal auditivo es el lugar ideal para que cualquier insecto u otro animal espeluznante intenten hacer de las suyas. En el caso de la garrapata, el oído es su lugar ideal para esconderse debido a sus condiciones húmedas naturales, además de su temperatura cálida.

El misterio de cómo llegó el animal al oído del pequeño no ha sido aún resuelto, pero los médicos presumen que la garrapata entró en el orificio mientras el paciente jugaba al aire libre. En todo caso, la especie de garrapata que se encontró fue Dermacentor variabilis, también conocida como garrapata de perro estadounidense.

Como su nombre popular afirma, estas garrapatas son comunes en EE.UU., y su objetivo es cavar partes húmedas en la piel de su huésped para sujetarse fuertemente y absorber la sangre necesaria para alimentarse. La mayoría de estas garrapatas pueden eliminarse con una dosis de aceite mineral previamente calentado.

Referencia: Tick Attached to the Tympanic Membrane. David Kasle, M.D., and Erik Waldman, M.D.May 2, 2019. N Engl J Med 2019; 380:1761. DOI: 10.1056/NEJMicm1812049