El estado de coma, generalmente resultado de una lesión masiva en la cabeza, afecciones médicas o una sobredosis de drogas, es una condición que frustra a los médicos al tiempo que causa gran angustia para los amigos y familiares.

En términos básicos, una persona en estado de coma se encuentra es un estado profundo de inconsciencia del cual no se puede despertar. No es lo mismo que la muerte cerebral, ya que la persona está viva, solo que no puede responder de manera normal a su entorno.

Falta de respuesta

Una persona que está experimentando un estado de coma no puede ser despertada y no reacciona al ambiente circundante. No responden al dolor, la luz o el sonido de la manera habitual, y no realizan acciones voluntarias.

Aunque es poco probable que una persona se recupere luego de un coma prolongado, hay registros de paciente que luego de años, incluso décadas en este estado, han despertado.

Aunque no se despiertan, su cuerpo sigue patrones normales de sueño. Las funciones automáticas, como la respiración y la circulación, siguen funcionando normalmente, pero se suprime la capacidad de pensamiento de la persona.

A pesar de décadas de estudios, la comunidad científica aún no ha podido determinar concluyentemente si las personas en estado de coma están conscientes, y en tal caso, qué nivel de conciencia tienen.

En la actualidad se sabe que los niveles de conciencia y la capacidad de respuesta del paciente dependerán de la parte del cerebro que esté funcionando.

Un coma suele durar algunos días o semanas, pero en raras ocasiones, puede extenderse durante varios años.

Si la causa del coma puede ser tratada exitosamente, la persona eventualmente puede despertar sin daño permanente.

Una vez despierta, es probable que la persona se confunda al principio, pero luego, por lo general, recuerda lo que sucedió antes del coma y pueden continuar con su vida, aunque es probable que sea necesaria alguna terapia de rehabilitación.

Si se ha producido daño cerebral, puede producirse un deterioro a largo plazo. En caso de que la persona se despierte, es posible que tenga que volver a aprender habilidades básicas, y puede que no recuerde lo que sucedió. Sin embargo, con apoyo, como la terapia física y ocupacional, muchas personas pueden disfrutar de una buena calidad de vida.

Despertando luego de un periodo prolongado

Si la condición del paciente no cambia después de un período prolongado, puede reclasificarse como un estado vegetativo persistente, un estado del cual es poco probable que despierte.

Se sabe que los niveles de conciencia y la capacidad de respuesta del paciente dependerán de la parte del cerebro que esté funcionando.

Sin embargo, hay registros de personas que despiertan luego de estar años, incluso décadas, en estado de coma, como el conocido caso de Munira Abdulla, una mujer de 32 años de los Emiratos Árabes Unidos, que sufrió lesiones cerebrales devastadoras.

Según los informes, los médicos pensaron que nunca podría recuperar la plena conciencia, pero a finales de 2018, casi tres décadas después de su lesión inicial, Abdulla mostró signos de recuperación, incluso gritando el nombre de su hijo.

Aunque este “milagroso despertar” sugiere una recuperación completa, no es así. Las personas que han experimentado este tipo de despertar luego de años en coma, es poco probable que puedan comprender gran parte del mundo que la rodea.

Los pacientes que emergen de un estado de conciencia mínima a largo plazo suelen presentar discapacidades físicas y mentales profundas y permanentes, por lo que dependen de otros para la atención diaria y carecen de la capacidad de tomar decisiones cruciales sobre sus propias vidas.

Referencias: Tracking the recovery of consciousness from coma. The Journal of Clinical Investigation, 2006. https://dx.doi.org/10.1172/JCI29172