Compañías como Amazon están conscientes de lo útil que puede ser la implementación de robots e inteligencia artificial no solo en sus almacenes sino también en diferentes ámbitos, sin embargo, a diferencia de lo que muchos pudiesen pensar, falta algún tiempo para poder presenciar la temida sustitución de humanos por robots. De hecho, en declaraciones recientes, un representante de la empresa de envíos afirma que al menos habrá que esperar una década para ver sus almacenes totalmente robotizados.

Reuters entrevistó a Scott Anderson, director de cumplimiento de robótica de Amazon, quien afirmó que deberá pasar al menos 10 años para ver los almacenes de la compañía totalmente automatizados.

En este sentido, Anderson dejó algo muy claro, y es que Amazon no planea sustituir a los humanos por robots como se especulaba o administrar almacenes totalmente automatizados al menos en el corto plazo.

Esta es una buena noticia para las personas que laboran en la compañía de envíos, que actualmente cuenta con 125,000 empleados a tiempo completo.

Anderson explica que una de las razones por las que no pretenden automatizar sus almacenes es por las limitaciones de la tecnología actual, alegando el alto coste en tiempo, desarrollo e inversión que representa construir robots capaces de hacer actividades manuales tan sencillas para los humanos como envolver o doblar una toalla.

La visita del medio a uno de los almacenes de Amazon en Baltimore, surge después que varios empleados y personas ajenas, demandaban mejores condiciones de trabajo y afirmaron que la compañía planeaba automatizar sus almacenes aún más, lo que traería como consecuencia la reducción del personal de trabajo humano.

Hay una percepción errónea de que Amazon ejecutará almacenes totalmente automatizados pronto.

En la forma actual, la tecnología es muy limitada. La tecnología está muy lejos de la estación de trabajo totalmente automatizada que necesitaríamos.

Asimismo, Anderson aseguró que los robots implementados actualmente por Amazon son útiles para las tareas específicas y repetitivas para las que se les programó. Por ejemplo, los robots con forma de Roomba, llamados “unidades”, que entregan grandes pilas de productos a los trabajadores humanos, siguiendo rutas establecidas alrededor del almacén.

No obstante, en las instalaciones de Amazon, gran parte del trabajo todavía está en manos humanas, porque es difícil entrenar robots o brazos robóticos para que tomen y manipulen un objeto con la destreza de los trabajadores humanos.

Esto no es lo que muchos esperaríamos de una empresa como Amazon que cuenta con amplias herramientas tecnológicas en diferentes sectores, y donde actualmente los robots juegan un rol importante en la empresa. Sin embargo, parece que la compañía continúa apostando por las capacidades de su capital humano.

Escribir un comentario