En caso de que las imágenes oscuras, las rápidas escenas y el “ineficiente” fuego que surgió de las manos de Melisandre no te permitieron ver a detalle quiénes dieron su último adiós durante el episodio número tres de ‘Game of Thrones’ aquí podrás conocer la lista de los muertos y cómo se despidieron de los juegos por el trono, como siempre, te alertamos de los inminentes spoilers.

Muertes en masa

Antes de entrar en territorio más específico, debemos regalar un minuto de silencio a las tropas que perdieron su vida por los vivos mientras se enfrentaban al ejército de los muertos. Iniciando con los indomables Dothrakis que, siguiendo al pie de la letra su característica personalidad, dieron los primeros pasos que lamentablemente los dirigieron a una oscuridad inminente. De ellos, muy pocos volvieron al “resguardo” de los muros de Winterfell.

Por otra parte, para muchos, no habrá escena más impactante como la que enfocó en primer plano la mirada de dolor de Greyworm mientras este tuvo que tomar la fuerte decisión de abandonar a sus tropas del otro lado de la trinchera, tal como si fueran carne de cañón, para así proteger al resto en la esperada retirada de los vivos.

Pérdidas que no se esperaban tan pronto

Decir que lo que ocurrió en este capítulo era evidente es caer en falacias, ya que el equipo de productores de la serie hizo un excelente trabajo en tomarnos a todos por sorpresa al estrenar un episodio tan épico como este.

Si bien, muchos ya estaban alertados de la posible similitud entre esta batalla y la Batalla de los Bastardos, asumir que estas muertes llegarían fácil es injusto para la comunidad seguidora del show de HBO.

Uno de los primeros en decir adiós fue Dolorous Edd (Ben Crompton) quien no solo habría demostrado, temporada tras temporada su crecimiento y apoyo a Jon Snow, sino que además protegió a toda costa a su amigo Samwell Tarly. Sin embargo, fue este acto de heroica amistad lo que lo llevo a ser asesinado por la espalda.

Por otro lado, una muerte que definitivamente no puede ser en vano es la de Lyanna Mormont (Bella Ramsey), la avasallante guerrera que con su corta edad dejó en vergüenza a muchos hombres maduros a lo largo de los capítulos de la serie. No obstante, Lady Mormont se aseguró de entregar su vida por la batalla al ser la única en sacrificarse con tal de detener al “gigante de hielo” que en cuestión de segundo destrozó su cuerpo. No sin antes ser apuñalado en su ojo por la increíble niña.

Adiós a los seguidores de El Señor de la Luz

Siguiendo el orden de impacto, el próximo en caer en manos de los muertos vivientes fue Beric Dondarrion (Richard Dormer), quien si bien no es un ser extraño a la muerte, en esta oportunidad si vio el final de su camino. Con el objetivo de proteger a Arya Stark, Beric entregó su vida a los muertos cumpliéndose así el propósito por el cual El Señor de la Luz continuaba trayéndolo a la vida. Podemos presumir que el destino final de este episodio no hubiese sido el mismo, si Beric no hubiera protegido a la joven y hábil Stark.

Ahora, el fin de Melisandre (Carice Van Houten) no fue una tan trágico como algunos se pudieron haber estado imaginando, sin embargo, su muerte no fue menos relevante. Luego de llegar al campo de batalla, cuando nadie se lo esperaba, encender las armas del ejército Dothraki, prender en fuego las trincheras que detuvieron por un tiempo a los temibles muertos y guiar a Arya hasta su verdadero propósito, la ‘Sacerdotisa Roja’ se deshizo de su collar que, para quienes no recuerdan, la mantenía “fresca como una lechuga” para así proceder a desvanecerse en cenizas –y no precisamente por obra de Thanos–.

Honorables hombres dicen adiós

Lamentablemente, si algo caracteriza a los hombres valientes y honorables en este tipo de historias es el tétrico momento en el que los alcanza la muerte, y, para la desdicha de muchos, eso mismo ocurrió con Jorah Mormont y Theon Greyjoy.

Prácticamente al mismo tiempo los personajes de Alfie Allen e Iain Glen dieron su último aliento mientras hacían el trabajo más importante: proteger a los líderes, Bran Stark y Daenerys Targaryen.

Por su parte, Theon se cobró la vida de muchos muertos vivientes, pero, ante un fin inminente, luego de recibir palabras de agradecimiento por parte de “su hermano” Bran este corrió para enfrentarse cara a cara con el Rey de la Noche, lo que lo dejó caído en el piso frío y con los ojos abiertos.

 

 

 

 

 

 

 

 

El fin de Jorah no fue menos lamentable. Luego de arriesgar su vida, episodio tras episodio, por la Madre de los Dragones, el fiel combatiente ve el final de su camino en este episodio que, sin duda, marcará un antes y un después para la fanaticada.

“¿Qué le decimos al Dios de la Muerte?”

Afortunadamente, podemos decir que ningún hombre cayó en vano, puesto que la esperada muerte del Night King llegó para la dicha de todos, y, si hay un hombre que no será velado con honor en esta batalla es este.

“¿Qué le decimos al Dios de la Muerte?” fueron las palabras que enunció Melisandre para darle a Arya Stark la clara señal de que este no sería el día para morir. Luego de muchas muertes, mucha oscuridad y un Jon Snow acorralado por un Viserion de hielo, la ágil joven se lanzó encima del rey de los muertos vivientes para atacarlo por la espalda.

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque este logró atraparla por el cuello y “frustrar” su intento de asesinato, las habilidades que Arya recolectó tras los años la llevaron a actuar con astucia y estrategia –aspecto que parecía no tener muchos en este episodio– para así ponerle fin a la vida del Rey Nocturno, y del resto de los muertos en Winterfell.

Esto no significa en ningún momento que las muertes se detendrán, pero por los momentos es más que suficiente para hacernos pensar en lo que está por ocurrir en los tres capítulos que restan de esta temporada final.