Debemos admitirlo, las muertes del pasado episodio de ‘Game of Thrones’ dejarán un espacio muy grande en el corazón de los fanáticos de la serie, pero hay una en específico que, sin lugar a dudas, se posiciona dentro de la lista de pérdidas devastantes y heroicas. Lanzamos una alerta de spoiler antes de ir más profundo con respecto al tema.

Ella murió como un héroe

Desde su aparición en la sexta temporada del programa de HBO, Lyanna Mormont –interpretada por Bella Ramsey– se convirtió en un personaje épico dentro de la serie, no solo por su corta edad y fuertes opiniones, sino porque fue la primera en declarar a Jon Snow como Rey del Norte cuando nadie se atrevió a emitir las primeras palabras.

Su fuerza de voluntad, mente estratégica y fiereza para líder hacen de Lady Mormont un personaje digno de una muerte heroica, aunque, si bien fue una escena digna de admirar –y llorar–, las redes sociales parecen estar revueltas por la pérdida de la joven valiente.

Tras la llegada de un wight gigante –o como muchos pueden llamarlo “gigante de hielo”– al territorio del Norte, las cosas no pintaban nada bien para el bando de los vivos que de por sí ya tenían que lidiar con un ejército de muertos vivientes y un dragón escupe “fuego helado” que estaba cabalgado por el Rey de la Noche.

Sin embargo, mientras todos corrían despavoridos por el horror, la joven Lyanna decidió hacerle frente al terrible monstruo y con un grito llamó su atención. El enorme wight la tomó con sus manos y, como si de un palillo se tratara, la aplastó, pero todo parecía ir de acuerdo al plan de Lady Mormont, ya que esta aprovechó ese momento de “debilidad” para apuñalar al gigante en su ojo y así caer junto con él al piso helado de Winterfell.

Sin duda alguna el personaje de Lady Mormont entrará en el libro de honor de los juegos por el trono, ya que ella no solo murió por una causa, sino que vivió por una: salvar a los vivos y sentar en el Trono de Hierro al verdadero heredero de Westeros.