El gigante hotelero Marriott Internacional está planeando ingresar en el negocio de la vivienda compartida, con la confianza de que sus instalaciones de lujo y su prestigio envidiable pueden atraer  a los viajeros que hasta ahora prefieren los servicios de Airbnb.

Un nuevo informe de The Wall Street Journal (WSJ) ha revelado que Marriott podría convertirse en el primer gigante de la hotelería en ofrecer servicios de alquileres de viviendas. Fuentes familiarizadas con los planes dijeron al WSJ que Marriott habilitará las reservas mediante su sitio web para 2,000 viviendas en EE.UU., Europa y Sudamérica, con planes de expandir su programa a otros lugares en el mundo.

A pesar de que el programa iniciará con pocas viviendas, para Marriott este proyecto es de suma importancia, ya que los mismos usuarios que van a sus hoteles por viajes de negocios, pueden tener la intención de rentar una vivienda para vacacionar con la familia u organizar una celebración. En este sentido, Michael Bellisario, analista de la firma Robert W. Baird & Co., dijo a Bloomberg:

Para las generaciones más jóvenes que reservan viajes en grupo, ¿no es quién está a cargo del hotel? ¿Quién está a cargo del Airbnb? (…) El intercambio de viviendas está aquí para quedarse. Lo mejor que pueden hacer las empresas hoteleras es abrazarlo.

Recientemente, Airbnb se ha enfocado en invertir en la industria hotelera. El pasado lunes, la compañía reveló que estaba trabajando con una empresa neoyorquina de bienes raíces para construir un hotel con al menos 200 suites en Manhattan. Asimismo, los informes sugieren que Airbnb adquirió el Hotel Tonight, aunque hasta ahora no lo ha confirmado oficialmente.

Por su parte, Marriott ofrecerá servicio de alojamiento para familias y grupos, con cierta inclinación a las viviendas de lujo que costarán entre US$ 200 y US$ 10,000 por noche. De los 40 mercados donde la compañía hotelera planea lanzar este programa, casi ninguno tiene hoteles de Marriott.

Para llevar a cabo esta iniciativa, Marriott ha establecido asociaciones con compañías inmobiliarias y de gestión de alquileres, lo que quiere decir que las viviendas que se alquilarán no son propiedad del gigante de la hotelería. A pesar de que Marriott está lejos de igualar las capacidades de Airbnb, su principal ventaja de esta compañía es su sistema de lealtad, el cual les permitirá a los viajeros ganar puntos en los hoteles y usarlos en los alojamientos.