Bakkt, un mercado de futuros de criptomonedas, ha anunciado la adquisición de Digital Asset Custody Company (DACC) en un comunicado publicado en su blog oficial.

Adam White, COO de Bakkt, quien anteriormente ejerciera como ejecutivo de Coinbase, comentó que la decisión de adquirir la compañía de custodia persigue su compromiso de establecer un nuevo estándar para el almacenamiento seguro de las criptomonedas.

En su publicación, plantea que al igual que Bakkt, DACC considera que la seguridad va primero, y posee una amplia experiencia en soluciones de custodia seguras y escalables dirigidas a clientes institucionales.

Señala también que el soporte nativo de DACC conformado por 13 cadenas de bloques y más de 100 activos les servirá de acelerador en el proceso de escalamiento y respaldo de la custodia de activos adicionales.

“La experiencia del equipo al integrar múltiples cadenas de bloques y operar mecanismos de consenso de vanguardia es una valiosa adición a nuestro equipo y nuestra futura línea de productos”.

Bakkt aplica procedimientos estrictos para la custodia y el almacenamiento de los fondos de sus clientes. Según la publicación, cuenta con personal ubicado en diferentes lugares que se encarga de recibir, verificar, y procesar todas las solicitudes de retiro, las cuales se validan tanto manual como sistemáticamente.

La compañía también posee mecanismos de protección física, asegurando que todos sus sistemas de criptomonedas tienen protección en bóvedas de bancos y centros de datos de alto seguridad.

También comentó que contaba con dos aseguradoras globales, aunque no reveló cuáles:

“Bakkt utiliza una arquitectura de billetera caliente (en línea) y fría (fuera de línea) para asegurar los fondos de los clientes. La mayoría de los activos se almacenan fuera de línea en carteras frías con huecos de aire que están aseguradas con una póliza de US$ 100,000,000 suscrita por las principales compañías de seguros globales”.

Además, Bakk trabaja conjuntamente con BNY Mellon, una compañía con experiencia en custodia de activos de clientes institucionales, fondos de cobertura, administradores de activos y corredores de bolsa. De esta forma, pueden configurar el almacenamiento de claves privadas “distribuidas geográficamente”.