Una mujer de 60 años de edad desarrolló un extraño patrón de “ojo de buey” en la zona posterior ambos ojos. Según los médicos tratantes, la paciente asistió a cita con el oculista luego de notar puntos ciegos en el campo visual de ambos ojos.

El caso fue reseñado en The News England Of Medicine, y revela que este cambio se produjo a raíz de un medicamento que la mujer tomó durante los últimos 14 años para tratar la artritis reumatoide. El medicamento, llamado hidroxicloroquina, era ingerido por la paciente en dosis de 400 mg al día durante este tiempo.

Según los médicos, un primer examen de la retina arrojó la destrucción de algunas de las células que conforman esta parte esencial del ojo humano. Asimismo, explicaron que el daño se produjo en forma de anillo que rodea la mácula, una zona del ojo cercana al centro de la retina cuyo funcionamiento es esencial para la agudeza de la visión.

Anteriormente, los investigadores han recibido casos de personas con el patrón de “ojo de buey” que consumieron hidroxicloroquina. Históricamente, este medicamento también se ha utilizado como tratamiento de la malaria, sin embargo, actualmente es utilizado contra algunos trastornos autoinmunes. Con motivo del anuncio sobre el hallazgo, Yasha Modi, doctora en oftalmología y profesora del NYU Langone Health de la ciudad de Nueva York, afirmó:

Era bastante obvio cuando revisamos su lista de medicamentos que esto estaba relacionado (…) Desafortunadamente, ella [había] progresado a una etapa muy avanzada del daño.

En pruebas posteriores, Modi encontró puntos ciegos en forma de anillo ubicados en el centro de visión en su ojo derecho e izquierdo. La doctora explica que la toxicidad en la retina a causa de la hidroxicloroquina se consideraba poco común en los pacientes que tomaban el medicamento por tiempo prolongado. Sin embargo, una investigación realizada en 2014 reflejó que el 7.5% de los pacientes que consumieron el medicamento sufrieron daño en la retina por poco tiempo, mientras que la cifra se elevó al 20% para los que lo tomaron por más de 20 años.

Tus ojos pueden estar llenos de bacterias, y eso es algo bueno

Pese a ello, Modi explicó que la hidroxicloroquina puede utilizarse de forma segura durante períodos extendidos de tiempo, pero los médicos deben estar atentos a la dosis de los medicamentos y realizar monitoreos constantes del estado del paciente para verificar cualquier señal de daño en la visión.

Referencia: Bull’s-Eye Maculopathy Associated with Hydroxychloroquine. Yasha S. Modi, M.D., and Rishi P. Singh, M.D. April 25, 2019. N Engl J Med 2019; 380:1656. DOI: 10.1056/NEJMicm1412167

Más en TekCrispy